Maduro: El mundo tiene que ser libre, hay que proteger a Snowden

Foto @PrensaPresidencial

“El mundo tiene que ser libre: hay que proteger a (Edward) Snowden”, afirmó hoy en Moscú el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en declaraciones a Efe.

Según el jefe de Estado venezolano, proteger al exempleado de la CIA que reveló a la prensa una trama de espionaje masivo de las comunicaciones es “proteger a la juventud que se atreve a decir verdades del intento del imperio estadounidense de controlar el mundo”.

“Nadie puede controlar el mundo”, enfatizó Maduro tras la ceremonia de inauguración de la calle dedicada a Hugo Chávez en la capital rusa.

Horas antes, el presidente venezolano afirmó que las autoridades de su país no habían recibido aún una solicitud de asilo del fugitivo, que permanece desde hace nueve días en la zona de tránsito del aeropuerto Sheremétievo de Moscú.

A la pregunta de un periodista sobre si tenía la intención de llevarse a Snowden en su viaje de regreso a Caracas, Maduro respondió, sonriente, según la agencia Interfax, que pensaba llevarse consigo numerosos acuerdos de inversiones en el sector petrolero.

Aunque el joven informático estadounidense ha pedido asilo político en una veintena de países, Venezuela y también Bolivia han sido hasta ahora los únicos en abrir la posibilidad de acogerle.

Tanto el presidente boliviano, Evo Morales, como el propio Maduro, han asegurado que estarían dispuestos a dar asilo político al fugitivo, reclamado por espionaje por Estados Unidos, informa EFE.

Más temprano

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó hoy en Moscú que el extécnico de la CIA Edward Snowden de momento no ha pedido asilo en su país, informaron la agencias rusas.

Maduro hizo estas declaraciones a la prensa tras reunirse con el vicepresidente de la Duma, la cámara de diputados de Rusia, Alexandr Zhúkov.

A la pregunta de un periodista sobre si tenía la intención de llevarse a Snowden en su viaje de regreso a Caracas, Maduro respondió, sonriente, según la agencia Interfax, que pensaba llevarse consigo numerosos acuerdos de inversiones en el sector petrolero.

El presidente venezolano manifestó que Snowden es un hombre “valiente” que ha dicho una “gran verdad” al revelar la trama de espionaje masivo de las comunicaciones por los servicios secretos de Estados Unidos y Gran Bretaña.

Según Maduro, el extécnico de la CIA, de 30 años, merece la defensa del derecho internacional y humanitario.

Snowden, cuya extradición reclama Estados Unidos por tres cargos de espionaje, ha pedido asilo a 21 países, entre ellos varios latinoamericanos, según la página web de WikiLeaks.

A la espera de recibir respuesta de Ecuador e Islandia, países a los que ya había solicitó refugio, Snowden pidió asilo a otros 19 países a través de su asesora legal, Sarah Harrison, que entregó las correspondientes peticiones a las autoridades consulares en el aeropuerto moscovita de Sheremétievo el pasado domingo.

España, Austria, Bolivia, Brasil, China, Cuba, Finlandia, Francia, Alemania, La India, Italia, Irlanda, Países Bajos, Nicaragua, Noruega, Polonia, Rusia, Suiza y Venezuela son los otros países a los que ha pedido asilo político el fugitivo estadounidense.

Según WikiLeaks, las solicitudes de Snowden serán trasmitidas por las autoridades consulares rusas a las embajadas de todos estos países en Moscú.

El presidente ruso, Vladímir Putin, dijo la víspera estar dispuesto a conceder el asilo si el solicitante pone fin a su labor contra Estados Unidos.

“Si él (Snowden) quiere quedarse aquí hay una condición: debe cesar en su labor dirigida a causar daño a nuestros socios estadounidenses”, declaró el jefe del Kremlin.

Sin embargo, el portavoz de Putin, Dmitri Peskov, declaró hoy que Snowden ha revocado su petición de asilo en Rusia y redujo a 15 el número de países a los que habría pedido refugio.

“(Snowden) ha renunciado a su intención y a su petición de tener la posibilidad de quedarse en Rusia”, dijo Peskov, citado por la agencia Interfax.

El portavoz no señaló los motivos que tuvo el fugitivo de la Justicia estadounidense para cambiar de opinión. EFE