Profesores de la Uneg exigen castigo contra agresores

El precedente de violencia en la Universidad Nacional Experimental de Guayana que dejaron grupos oficialistas no es una página que pueda pasarse con la presentación de un programa de recuperación del semestre, los profesores de esta casa de estudios alegan que las agresiones al patrimonio de la UNEG, de Apuneg y contra docentes requiere más que un rechazo y una investigación, informa Correo del Caroní.

Rolando Azocar Jr. 
razocar@correodelcaroni.com
Foto Wilmer González

El silencio se rompió de entre los pasillos de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG). Las puertas de la oficina de la Asociación de Profesores de la UNEG (Apuneg) se abrieron de nuevo por las manos de un docente y los daños se evaluaron con serenidad.

Los profesores regresaron a aquel espacio del que fueron desalojados el pasado lunes de forma violenta y, una vez más, apelaron a la asamblea general de docentes para tomar las decisiones sobre el futuro del conflicto universitario en la institución.

Bajo un toldo blanco en el estacionamiento de profesores de la sede de Villa Asia, el gremio inició la reunión entre diversas opiniones, pero sobre una misma preocupación: la violencia dentro del recinto universitario.

La secretaria adjunta de Apuneg, Lucía Moncada, se presentó con una explicación clara de los sucesos violentos. “Antes nosotros teníamos en la universidad régimen de repitencia para evitar precisamente eso, que los estudiantes que no van a estudiar no echen broma. Hay una cantidad de muchachos que no entran a clases, que en un semestre pasan sólo una materia y que son precisamente los líderes de estos hechos, aseguró.

Moncada habla con indignación, no sólo por lo que pasó, sino por la posición de la rectora, María Elena Latuff, sobre los acontecimientos del lunes.

“Su postura sobre investigar es institucional. El Consejo Universitario no puede sancionar, es el Consejo Académico (…) pero ya se tiene un precedente sobre agresiones a profesores. En (Ciudad) Bolívar se dio y se llevaron los expedientes y no posó nada. No se hizo nada”.

Elementos políticos
Los puntos de agenda de la asamblea fueron tres: análisis de los hechos que se presentaron el lunes; el conflicto universitario y las acciones a tomar en la institución ante los dos temas anteriores.

En la reunión se presentaron no sólo docentes y estudiantes; también contó con la presencia de dirigentes sindicales de las empresas básicas que rechazaron la situación de violencia en el campus y apoyaron a los docentes en la lucha.

Denuncia formal

El Departamento de Educación Humanidades y Artes de la UNEG emitió un comunicado en el que rechazó los actos de violencia que se presentaron en la sede de Villa Asia y exige a los consejos Académico y Universitario “la suspensión inmediata y aplicación de las sanciones previstas en los Reglamentos de la Institución”.

En el documento se consideran las agresiones físicas y verbales y amenazas de muerte a las profesoras Rosa Corzo y Josefina Pacheco; así como a su hija, Roraima González. “El grupo de estudiantes plenamente identificados, según pruebas presentadas a la Fiscalía de Puerto Ordaz, atentaron contra la vida de estudiantes y profesores”, reza el comunicado.

Ante las acusaciones de intervención de elementos externos a la universidad, Juan Gómez, integrante del Sindicato Único Nacional de Empleados Públicos de la Corporación Venezolana de Guayana (Sunep-CVG), aseguró que las universidades son patrimonio de todos los guayaneses.

“La violencia en las universidades escapa de la cultura de los guayaneses. Esto nos importa a todos, nuestros hijos están en las universidades en las que se presenta violencia”, justificó el dirigente.

La asamblea fue dirigida por el presidente de Apuneg, Raúl Brito, quien resumió el sentir colectivo en una consigna: “Si no hay sanciones contra los responsables de la violencia, no regresaremos a las aulas de clases. Si no hay castigo, no hay clases”.

Argumentó su posición en el análisis de los hechos. “Si no hay castigo es consentir lo que está pasando. Se sentirán con el poder de quemar cualquier carro y agredir sin ser castigados”.

– La rectora María Elena Latuff responsabilizó de los problemas de los sucesos a “elementos políticos” que los profesores metieron en la universidad.
– Obviamente yo puedo decir que aquí hay elementos políticos. Porque es un problema político, es una política de Estado. Nosotros no hacemos lo que hacen ellos, elementos de politiquería y partidista. Ellos sí están inscritos en el PSUV. Nosotros no (…). A esta universidad puede venir cualquier miembro de la Asamblea Nacional ¿O es que un diputado no puede venir a la universidad? ¿Es que Andrés Velásquez no puede venir a la universidad? Aquí también puede venir Richard Rosas, nosotros lo hemos invitado (…). Depender de una política de Estado es un evento político, es una actividad política, pero política de defenderse contra la agresión de políticos.

Sanciones
En cuanto a la posición de la rectora sobre la investigación de los hechos, aseguró estar de acuerdo debido a que la instancia con potestad para sanciones es el Consejo Académico.

“También concuerdo en que no se pueden abrir expedientes si nosotros no presentamos las denuncias (…). Yo lamento mucho que la rectora de la universidad no sé cómo le va a explicar a la contraloría interna de la universidad que hay daño en la cosa pública. Hay módulos que están quemados que tiene que haber una forma de sacar del presupuesto para repararlo”, indicó.

El resultado de la asamblea fue la ratificación del conflicto universitario. Los docentes no regresarán a las aulas de clases por lo que la reprogramación del semestre no será acatada.