Advierten sobre riesgos para Venezuela por ofrecer asilo a Snowden

(Foto AFP)

El líder bolivariano Nicolás Maduro podría estar tratando de demostrarle al mundo que puede llenar los zapatos del fallecido presidente Hugo Chávez con su oferta de brindarle asilo al ex técnico de la CIA Edward Snowden, pero el acto de desafío a Washington podría traer más costos que beneficios para un chavismo que aún trata de conseguir reconocimiento internacional, dijeron analistas a El Nuevo Herald.

Antonio Maria Delgado
[email protected]

“Va a haber consecuencias”, dijo Diego Moya-Ocampos, analista senior para las Américas de IHS Global Insight/IHS Jane’s.

“Maduro, sin dudas, está asumiendo un riesgo muy alto. Está desafiando a los Estados Unidos. Yo creo que los estadounidenses en este caso de Snowden, sin lugar a dudas van a ser contundentes, y ya lo han advertido”, sostuvo Moya-Ocampos desde Londres en una entrevista telefónica.

Las advertencias son emitidas cuando Venezuela se vislumbraba como el país con mayores probabilidades de terminar acogiendo a Snowden, quien es buscado por la justicia estadounidense por revelar la existencia de una red de espionaje del gobierno federal.

Snowden, quien permanece varado en una zona de tránsito del aeropuerto de Sheremetievo en Moscú, parecía destinado a enrumbarse hacia Caracas el martes en la mañana, cuando el jefe del comité de Exteriores de la cámara de diputados de Rusia, Alexei Pushkov, dijera a través de su cuenta de Twitter que el joven estadounidense había aceptado la propuesta de “asilo humanitario” venezolana.

“Como era de esperarse, Snowden ha aceptado la propuesta de Maduro de asilo político. Al parecer, esa es la opción que le pareció más segura”, señaló Pushkov en su cuenta de Twitter.

El mensaje desapareció poco después de la cuenta, siendo reemplazado por otro mensaje señalando que aún no se ha recibido una confirmación oficial, pero Maduro había dicho en la noche del lunes que Venezuela ya había recibido la petición asilo de Snowden, añadiendo que solo faltaba que el joven dijera “cuando vuela para acá”.

El reportaje completo en El Nuevo Herald