El Cicpc busca evidencias digitales en el automóvil del párroco detenido

La Fiscalía del Ministerio Público y los detectives del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas continúan el trabajo policial correspondiente para ahondar sobre las denuncias de presunto ultraje contra  cinco jóvenes, dos de ellas adolescentes, donde responsabilizan a un sacerdote de la diócesis de San Cristóbal. lanacion.com.ve

Foto: Archivo

El párroco, identificado como  Isaías Albarrán Villasmil, de 35 años de edad, estaba asignado  a la capilla Juan Pablo II, en Colinas de Pirineos, donde sus feligreses no salen del asombro al conocer los detalles de la noticia difundida por las autoridades policiales y el Ministerio Público, a través de una nota de prensa.

Sobre las investigaciones adelantadas se pudo conocer que un vehículo Spark, propiedad del presbítero fue retenido y al ser revisado,  los detectives habrían encontrado evidencias de interés que son analizadas en detalle, además de la reactivación de huellas digitales para ser cotejadas con las de cada una de las víctimas.

Una fuente policial informó que presuntamente una o dos de las agraviadas fueron abordadas por el sacerdote en paradas de transporte público  del centro de la ciudad y se asegura que una vez dentro del vehículo eran sometidas por el conductor, quien las amenazaba de muerte con un arma blanca.

El detenido, por orden del Tribunal segundo de Control del Circuito Judicial Penal del estado Táchira permanece recluido en una celda de la policía científica, hasta tanto se cumpla la audiencia preliminar, prevista en plazo de 45 días hábiles como lo establecen las leyes venezolanas. (JLG)