Rafael Muci-Mendoza: Elogio de la penitencia…

…en manos de médicos de comiquita que confunden peritonitis con gripes

Acto de mortificación interior o exterior…El Santo Padre nos exculpó, dijo que ¨los venezolanos no tienen pecados¨. Bien, no creo que lo dijo en broma; además, no es del todo cierto… pero dejemos de lado a nuestros verdugos. Él tiene razón; nuestro país es un gran gueto donde toda pena, atropello y destierro tiene su superlativo reino. Pararse a las tres, desafiar el descenso de cientos de peldaños con el alma en vilo, balas silbando y muertos cayendo, desgarros del alma no escuchados, carencias extremas, colas degradantes y brazos herrados como ganado por lograr limosnas con el precio de la humillación, ambulancias inexistentes,  hospitales que te doblegan, no entienden ni se conmueven con tu dolor, búsqueda ansiosa de medicinas. ¡Carne de sacrificio y de cañón!  Creo que es suficiente para expiar cualquier pecado y te quedan debiendo…

¿Qué otra penitencia tendremos que pagar mañana para satisfacer el sadismo y maldad de los nuevos amos del valle, ratas de albañal, bandidos de camino? ¿Cuánto más va a pagar Simonovis, ícono del ajusticiamiento a pedacitos por tribunales venales y policías desalmados, ahora en manos de médicos de comiquita que confunden peritonitis con gripes?, ¿Quiénes son ustedes?, ¿Hombres o engendros? ¿Será que lo matarán o serán medidos con la misma vara? ¿Con cuánta indiferencia continuaremos viendo impasibles su ajusticiamiento que a no dudar mañana será el nuestro…?

Los vimos en la Asamblea como a Juan Peña, el de Coll, el del diente roto: el cuerpo inmóvil, vaga la mirada, sin pensar… ¨La revolución cubana respetará la capacidad y el mérito, y no considerará jamás al Estado como botín de un grupo victorioso…¨; ¨…Entonces nosotros decimos que nuestra revolución no es comunista… Si así fuera, nosotros lo diríamos aquí…”   Fidel

[email protected]

[email protected]