César Miguel Rondón: Patria insegura

Hace tres años, el 15 de agosto del 2010, El Nacional publicó una fotografía estremecedora. Una fotografía en el interior de la morgue de Bello Monte, en Caracas. Allí veíamos el estado patético, lamentable, infernal de la morgue. Cadáveres desnudos, apilonados en un ambiente sucio, desagradable, infrahumano. La foto, por supuesto, armó un escándalo y la arremetida fue, por parte del Gobierno, contra El Nacional. Es decir, el culpable del problema no es el responsable directo, a saber el Gobierno, quien a través del Ministerio de Interior y Justicia administra y regenta la morgue de Bello Monte. El culpable es el medio que le informa al país. Los gobiernos no suelen llevársela bien con los medios y los gobiernos autoritarios, como el que nos rige, pues mucho menos.

Tres años después, resulta que sale una sentencia contra El Nacional. La juez tercera de juicio con competencia en Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, Betilde Araque, impuso al diario una multa por la publicación de una fotografía que mostraba el estado deplorable en que se encontraba la morgue de Bello Monte. La sentencia constituye el desenlace del proceso contra el periódico emprendido por la Defensoría del Pueblo, el Instituto Autónomo de Defensa en Niños Niñas y Adolescentes y el Ministerio Público.

Tal Cual también fue sancionado, porque Tal Cual también publicó la foto en su oportunidad. Con ironía y sarcasmo despachan el tema en hoy: “Para no perder la costumbre Tribunal vuelve a multar a Tal Cual”, dicen en la primera página.

En El Nacional publican entonces la fotografía enviada por Miraflores donde aparece Nicolás Maduro con las armas que entregaron ayer los colectivos del 23 de Enero. Y se preguntan, ¿esta foto está prohibida? Porque según la sentencia El Nacional debe abstenerse de publicar imágenes de contenido violento, armas, agresiones físicas sangrientas y cadáveres desnudos. Esto forma parte de esa dura arremetida que tiene el régimen contra todo aquello que suponga disidencia, oposición. Van “a por todo”, como decíamos ayer en el programa.

A propósito de la foto ésta y de los colectivos que entregaron las armas, dice el El Universal: “Maduro incorporó a 97 colectivos a las milicias tras recibir sus armas”. Las armas de la República las tiene que tener las FANB, y el pueblo las tiene organizado en milicias”. Es decir, los colectivos, por lo visto, ahora son milicias. Pero me llama la atención esta cuenta, dice El Nacional: Se entregaron 100 armas de fuego que recibió Maduro de manos de representantes de 97 colectivos.

A ver: 100 armas de fuego de 97 colectivos, es casi 1 arma por colectivo. Estos colectivos, cuando se exhiben públicamente, muestran a individuos con dos o tres armas por cabeza. ¿Dónde están entonces las demás armas? Si las cuentas presentadas son exactas, el arsenal de los colectivos prácticamente está intacto.

En el acto de ayer, Maduro estuvo acompañado del ministro General Rodríguez Torres, quien es el que ha llevado adelante el Plan Patria Segura, plan que ha significado muerte segura para muchos.

El Carabobeño titula hoy: “El Plan Patria Segura está asesinando al pueblo”. Acababa de cumplir 20 años cuando la muerte lo sorprendió. Anderson Jesús Oliveros murió de forma inmediata a consecuencia de una bala de FAL incrustada en su cuello, presuntamente salió del fusil de uno de los militares desplegados como parte del Plan Patria Segura en la zona sur de Valencia, específicamente en el Barrio El Romancero de la Parroquia Santa Rosa. Viajaba a bordo de un Fiesta azul, al que al parecer no se le dio la voz de alto, fueron interceptados y de inmediato comenzaron los disparos, según denunciaron los familiares y los amigos. Estudiaba tercer año de derecho en la Universidad de Carabobo, sus compañeros se reunieron en la morgue a exigir justicia, pues de lo contrario tomaran las calles en protesta. Seis sargentos serán presentados por el Ministerio Público por presuntamente incurrir en delitos previstos en el ordenamiento jurídico venezolano.

La patria sigue muy insegura, ministro-general.