Presidentes de Colombia y Panamá intercambian informes sobre exportaciones ficticias

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se reunió la noche del viernes con su homólogo de Panamá, Ricardo Martinelli, en Cartagena (norte) y trataron sobre problemas que afectan el comercio bilateral como las exportaciones ficticias, informó Santos este sábado.

“Con el presidente Martinelli intercambiamos información financiera para evitar lavado de dinero y exportaciones ficticias”, escribió el mandatario colombiano en su cuenta en Twitter, sin dar más detalles del encuentro. Santos recibió a Martinelli en la casa presidencial de la histórica ciudad de Cartagena (1.090 km al norte de Bogotá), en un encuentro de carácter privado.

Posteriormente, en una acto público en Cartagena, Santos ahondó en el tema y dijo que el mandatario panameño se comprometió a brindar toda la ayuda “para evitar las exportaciones ficticias y el lavado de activos a través de esas exportaciones de Panamá hacia Colombia”.

Puntualizó que acordaron iniciar las conversaciones para firmar un tratado de intercambio de información financiera.

“Eso, en plata blanca, ¿qué quiere decir? Que todos los que están evadiendo impuestos con plata en Panamá, van a tener que pensarlo dos veces, porque ya vamos a comenzar a tener información sobre quiénes son los que tienen las cuentas evadiendo los impuestos aquí en Colombia en bancos en Panamá”, agregó.

Indicó que esas medidas contribuyen a combatir el ingreso de mercancías al país a precios muy bajos, que perjudican la industria nacional.

“Hay muchas formas que utilizan lavadores de dinero a través de las importaciones que hacemos en Panamá y que nos han obligado a tomar unas decisiones para evitar ese lavado de activos, esas importaciones de bienes, a precios realmente irrisorios, que le hacen mucho daño a la industria colombiana”, explicó el presidente colombiano.

Martinelli, al partir hacia Colombia, había expresado que viajaba para “pelear por Panamá”.

Panamá demandó a Colombia en la Organización Mundial del Comercio (OMC) por imponer un impuesto extra de 10% para textiles y calzados de origen asiático, más un cargo de cinco dólares, lo que fue criticado por los empresarios de la zona franca.

La mayoría de esos productos proceden de países como China y posteriormente son reexportados a Colombia, que representa el 20% del volumen de ventas de la zona libre, su segundo destino más importante después de Venezuela.

“No puede ser y eso no puede continuar”, dijo Martinelli, según el cual estas medidas impositivas son “innecesarias”.

Semanas atrás Colombia y Panamá finalizaron las negociaciones para un Tratado de Libre Comercio, durante las cuales los empresarios colombianos denunciaron que de la zona franca de Colón procede contrabando que los perjudica.

El intercambio comercial entre ambos países en 2012 fue de 438 millones de dólares, con 430 millones que corresponden solo a exportaciones de Colombia. AFP