Desmienten a Pedro Carreño y a director del Bicentenario: Tumulto ocasionó muerte del comprador

Pica y se extiende el lamentable caso de la muerte de un venezolano en un abasto Bicentenario de Ciudad Guayana.

Nuevas versiones sobre lo que ocasionó el fallecimiento de José Gregorio Cortez Fuenmayor (41), dan cuenta de que sí habría sido un tumulto por la llegada de productos de la cesta básica.

Esta información deja en entredicho la “versión oficial” publicada por Yvke Mundial, que citando al diputado Pedro Carreño señalan a este portal informativo y al Propio de estar creando zozobra en la población por la publicación de la información.

Sucesos de Guayana también recopiló la información y da cuenta de que Cortez sí falleció de un infarto, debido a la aglomeración de personas en la puerta y no “empujando un carrito” como afirmó a Yvke Mundial el director de los abastos Bicentenarios, Edgar Alejandro Tovar.

“Familiares de la víctima manifestaron que, durante el difícil proceso de venta de artículos desaparecidos, a centenares de personas que desesperadamente requieren el los alimentos, se produjo una alteración de orden y la confusión reinó en toda el área. Esto alteró a la víctima quien se desplomó a suelo”

Reseñó Sucesos de Guayana

Cabe destacar que no es la primera vez que en el Bicentenario de la localidad se han producido hechos de importancia, tal y como reseña Nueva Prensa de Guayana en su nota “Dos aceites y dos margarinas le costaron la vida”.

Una vez más las ventas de productos regulados en la tienda de Abastos Bicentenario, ubicada en la avenida 17 de Diciembre, fueron noticia este fin semana, pero no por la cantidad de personas, puertas rotas o número de guardias nacionales y policías en custodia, sino por la muerte de uno de los compradores, que fue víctima de la “anarquía” que se ha apoderado del lugar.

José Gregorio Cortez Fuenmayor (41) encontró la muerte por ir a comprar dos potes de aceite y dos de margarina, productos expendidos ayer. Los cerca de cuatro efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), dentro de las instalaciones fueron insuficientes ante la cantidad de personas que ingresaron al supermercado.

Imágenes de un video muestran la forma “atropellada” del ingreso, violando todo tipo de instrucción y seguridad, y la cantidad de potes de aceite que volaban de manos de los consumidores.

Más información en Nueva Prensa de Guayana