Sacerdote termina tras las rejas por tener sexo con una prostituta dentro de un cementerio

Todo comenzó como una “noche de pasión” y no precisamente de Semana Santa, y terminó con Arthur Coyle, un reconocido y admirado clérigo de la Archidiócesis de Boston, entre rejas. Tuvo el curioso deseo de tener relaciones sexuales con una prostituta en el cementerio de Lowell, Massachusetts.

El abate debió pensar que en un sitio tan tranquilo y discreto no sería descubierto, pero la policía de Lowell hace bien su trabajo y consiguió a Coyle teneiendo relaciones en campo santo.

Esposado y acompañado de la bella señorita, fue conducido a comisaría, donde pasó una noche en el calabozo y pagó una fianza de 500 dólares para poder salir de la cárcel. Ahora está a la espera de juicio por escándalo público y por haber solicitado los servicios de una meretriz (un delito en Massachusetts).

Leer más: Globovisión