Dejar a tu esposa por tu amante, ¿sí o no?

La infidelidad a veces lleva a situaciones embarazosas y decisiones difíciles, incluyendo que permanezcas (o no) con tu esposa.

Tener una amante puede ser una idea atractiva. Los pequeños momentos disfrutados a escondidas ponen más sabor en la vida. Con el tiempo, empiezas a enfocarte en tu amante. Pero, en algún momento, tendrás que tomar una decisión: ¿la esposa o la amante?

Es imposible tener una doble vida para siempre

El adulterio es un caso que muchos hombres saben y viven. Se inicia con una atracción física. Luego viene por los impulsos sexuales. Poco a poco, con la complicidad recién nacida, surgen sentimientos de amor. No puedes seguir llevando una doble vida, ya que te debates entre dos mujeres. Debes elegir por evitar consecuencias desastrosas. Para dar sentido a las cosas, hay tres opciones disponibles:

Opción 1: confiar en el destino

No puedes tomar decisiones. En este caso, dejas actuar al destino. Tu esposa finalmente descubre una prueba traicionando la presencia de tu amante, o tu amante se cansa de la situación y te plantea un ultimátum. Una de las dos tomará la decisión, y a ti te tocará seguir. Comportamiento un poco flojo, sin duda, pero que te permite no tener que elegir.

Opción 2: confiar en el instinto

Continúa leyendo el artículo en: Un Tipo Serio