Las palabrotas de Pedro Carreño que sepultaron la grandeza del Palacio Federal Legislativo

La grandeza de la sede donde se discuten las leyes de un país, en donde se debe legislar para el bien común de la población, quedó sepultada gracias a la intervención del diputado Pedro Carreño.

El hombre que afirmó que el decodificador de la señal satelital de DirecTV espiaba a los ciudadanos, acabó con la grandeza de un edificio de gran valor arquitectónico, institucional y político, uno de los legados del primer gobierno del General Antonio Guzmán Blanco, el Palacio Federal Legislativo.

¿A dónde llegamos?.