Curitiba, una de las sedes del Mundial 2014 “aún tiene mucho trabajo por hacer” (Fotos)

El secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, advirtió el jueves que Curitiba, una de las 12 sedes del Mundial-2014, tiene aún mucho trabajo por delante para terminar antes del 31 de diciembre su estadio, como fue prometido.

Tras una gira por las sedes mundialistas de Sao Paulo, Curitiba y Manaos, Valcke se reunió este jueves en Rio de Janeiro con el Comité Organizador Local (COL) de la Copa del Mundo 2014 por primera vez desde la Copa Confederaciones, e hizo un balance de su viaje.

“Curitiba definitivamente aún tiene mucho trabajo por hacer (…) Hay un límite de tiempo, quedan un par de meses, un par de semanas para el fin de diciembre”, afirmó.

Valcke anunció en Curitiba que la construcción del techo retráctil del estadio se dejará para después del Mundial porque la FIFA temía que atrasara demasiado las obras.

No obstante, “Sao Paulo está quedando muy bien” y “Manaos está en camino”, añadió.

Las obras del estadio Arena da Baixada, en Curitiba (estado de Paraná, sur) están avanzadas en un 75%, mientras las del estadio Itaquerao de Sao Paulo han sido completadas en un 86% y las de la Arena Amazonia de Manaos en un 77,8%, según datos oficiales.

Pese a todo, Valcke dijo que espera que los seis estadios todavía en construcción estén listos a tiempo y que los primeros partidos ‘test’ en estos tres nuevos estadios están previstos para enero, a fin de dar tiempo a la FIFA “de evitar problemas que enfrentamos en la Copa Confederaciones con entregas atrasadas” de estadios.

“Estamos vendiendo entradas para 12 estadios así que habrá partidos en los 12 estadios” del Mundial, aseveró.

“No hay que temer” a protestas en Mundial-2014

El récord de 2,3 millones de solicitudes de entradas para el Mundial-2014 muestra que los brasileños quieren la Copa y por eso “no hay que temer” a nuevas protestas durante el torneo, aseguró por su lado el ministro de Deportes, Aldo Rebelo, en la misma rueda de prensa.

“No hay que temer en relación a la Copa del Mundo, que no será protegida solo por las fuerzas de seguridad y el Estado brasileño, estará protegida también porque es un evento deseado por el pueblo brasileño, por la población de todo el mundo, como muestran las manifestaciones pagas -y me refiero a los ingresos, que las personas pagan- de adhesión a la Copa del Mundo”, dijo Rebelo tras reunirse con Valcke y otros miembros del COL.

“Aunque haya críticas parciales a algunos aspectos, es un evento que la población y el país desean”, precisó el ministro, consultado sobre la posibilidad de nuevas manifestaciones masivas durante la mayor fiesta del fútbol mundial, que comienza el 12 de junio de 2014 y a la que se prevé la asistencia de 600.000 turistas de todo el mundo.

Más de un millón de personas se volcaron a las calles de ciudades de todo Brasil en junio, en plena Copa Confederaciones, para denunciar la corrupción arraigada en la clase política y el millonario gasto público en estadios para el Mundial, en vez de en salud, educación o transporte.

Pese a las manifestaciones, “al final en la Copa Confederaciones todo funcionó bien, estoy seguro de que la organización de la Copa del Mundo también” será así, dijo Valcke.

Pero “el responsable de la seguridad es el gobierno, no la FIFA”, señaló.

AFP