De un disparo matan a mujer dentro de un taxi

Foto El Impulso

Un tiro en la región occipital le causó la muerte a Jessica José Castillo Mudarrama, de 34 años de edad, quien quedó sentada, con el tronco hacia las piernas, en el puesto de copiloto de una camioneta Terios plateada, la cual funciona como taxi. Al parecer, el hombre que la acompañó durante la noche del sábado y la madrugada del domingo, fue quien la mató en venganza, publica El Impulso.

“Me robaste y te mato”, le habría dicho el sujeto que tras pronunciar esas palabras le disparó. La pareja tomó un taxi aproximadamente a las 4:40 de la mañana de este domingo en la avenida Vargas con carrera 19, la dama se montó en la parte delantera y el caballero atrás. Le dijo al conductor de la Terios que los llevara hasta una casa ubicada en la carrera 19 con calle 9, justo al lado de una farmacia que está por la zona. En el lugar el hombre, moreno y quien vestía una franela roja de un equipo de fútbol, se bajó a buscar un supuesto dinero.

Cuando retornó al vehículo, le dijo a quien manejaba, que tomara la misma carrera pero con la avenida Morán, diagonal al rectorado de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado y del auditorio Ambrosio Oropeza de dicha casa de estudios. Es una calle sola, más aún un domingo en la madrugada.

En las inmediaciones de la dirección, la persona que iba detrás le disparó a la dama. Seguidamente le ordenó al conductor que se quedara callado y  le entregara la pantalla del equipo de sonido, así como la planta. Al momento de empezar a desconectarlo, se hizo un corto circuito. Al asesino no le importó;  esperó que le entregaran las pertenencias del carro, las cuales metió dentro de un bolso rojo que llevaba la hoy occisa.

También habría despojado de sus pertenencias al conductor. Le dijo que se fuera; luego llegaría una moto en la cual se dio a la fuga el delincuente.

El suceso se desarrolló aproximadamente a las 4:50 am. Horas después vecinos de la zona y trabajadores de la universidad, comenzaron a pasar por la escena del crimen, uno de ellos dio parte a las autoridades pero como se ha hecho costumbre, nadie informa de lo acontecido por miedo a represalias.