Diálogo de paz para Colombia se reanuda con duras críticas de las Farc a referendo

Foto: Archivo

El gobierno colombiano y la guerrilla comunista de las Farc reanudaron este lunes el diálogo de paz en La Habana tras una pausa unilateral, con duras críticas de los rebeldes a la propuesta del presidente Juan Manuel Santos de someter a referendo en 2014 un eventual acuerdo. AFP

“Un acuerdo de paz no es un asunto que se pueda definir de manera unilateral, así como el mecanismo de refrendación”, dijo la guerrilla en un comunicado leído por su jefe negociador, Iván Márquez, tres días después de que su delegación se tomara una “pausa” en las pláticas para analizar la propuesta del referendo.

Márquez, que es número dos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), añadió que “el mecanismo de refrendación (del acuerdo de paz) no es aspecto que pueda ser resuelto solamente por le gobierno”, pues “la paz no debe tener forma de embudo”.

“Tomarse esas atribuciones (del referendo) es flagrante violación del acuerdo general firmado en La Habana” hace un año, indicó Márquez, subrayando que “a pesar de las circunstancias las Farc se mantendrán en la mesa (de diálogo), fieles al compromiso de buscar la paz para Colombia por todos los medios”.

Las conversaciones de La Habana, iniciadas en noviembre de 2012, buscan poner fin a un conflicto armado de casi medio siglo que ha dejado unos 600.000 muertos y más de tres millones de desplazados.

La pausa provocada por la propuesta del referendo ha sido la única interrupción no programada en este proceso de paz, en el que Cuba y Noruega son garantes, y Chile y Venezuela acompañantes.

“La iniciativa presentada ante el Congreso por el gobierno (el jueves) como primer paso para refrendar en el futuro el eventual acuerdo que se llegare a alcanzar en La Habana, no es vinculante. No la acompañamos, ni sujetamos los diálogos y sus resultados a dicha decisión unilateral”, declaró Márquez.

La delegación del gobierno, que preside Humberto de la Calle, no hizo declaraciones este lunes a su llegada al Palacio de las Convenciones, sede de las pláticas.

La guerrilla insistió este lunes en su demanda de una asamblea Constituyente para Colombia que, entre sus atribuciones, pueda resolver asuntos en los que no haya acuerdo entre el gobierno y los rebeldes.

“¿Por qué el gobierno le tiene miedo a la Constituyente?”, se preguntó Márquez, quien dejó en claro “de una vez por todas que no habrá sometimiento de las FARC en ningún marco jurídico con diseños unilaterales” y criticó la “coyuntura electoral en que se hace la propuesta” del referendo.

El “marco jurídico para la paz” es otra iniciativa de Santos que ya fue avalada por el Congreso, pero necesita la luz verde de la Corte Constitucional.

Según Santos, el referendo tendría lugar en 2014 el mismo día de las elecciones legislativas (marzo) o presidenciales (mayo), en las que él buscaría la reelección.

El máximo líder de las FARC, Timoleón Jiménez (“Timochenko”), dijo el fin de semana que Santos ofreció a las FARC que algunos de sus dirigentes integren directamente (sin ser elegidos en comicios) el parlamento que apruebe un eventual acuerdo de paz, pero lanzó la propuesta del referendo sin esperar la respuesta de la guerrilla.

Márquez dijo este lunes que “el regalo de las curules (en el parlamento) no lo queremos, si es con el precio de que, mientras algunos de los nuestros van al Congreso, a otros se les destine a ocupar sitios tras las rejas o condenados a la extradición” a Estados Unidos.

En las conversaciones de La Habana ambas partes han discutido hasta ahora dos puntos de una agenda de cinco: el desarrollo rural (ya consensuado) y la participación política de la guerrilla, actualmente en debate.

Quedan aún por abordar los puntos sobre drogas ilícitas, abandono de las armas y reparación a las víctimas, así como los aspectos de implementación del acuerdo.