Franck Ribéry y su escándalo sexual

Archivo

Una cuestión procedimental ha retrasado hasta enero de 2014 el juicio a los internacionales franceses Karim Benzema y Franck Ribéry, acusados de presunta prostitución de menores por haber recurrido a los servicios sexuales de una joven conocida como Zahia cuando esta todavía no había cumplido 18 años. La legislación francesa prevé penas de hasta tres años de cárcel y 45.000 euros de multa para los clientes de prostitutas menores de edad, aunque para eso se tiene que demostrar que conocían su condición de menor.

Benzema (Real Madrid) y Ribéry (Bayern Múnich) tendrán que comparecer cuatro días en este mes de junio, el 18, el 19, el 25 y el 26 aunque el abogado del segundo, Carlo Alberto Brusa, ya ha declarado que no asistirá.

La legislación francesa prevé penas de hasta tres años de cárcel y 45.000 euros, aunque para eso se tiene que demostrar que conocían que la prostituta era menor

Brusa alegó que dado que la joven no es parte civil en este juicio, “no hay víctima”. La prostituta, de origen marroquí, afirmó durante la fase de instrucción que los dos futbolistas tuvieron relaciones con ella cuando era menor, pero que ignoraban su edad.

En la misma línea, el jugador del Bayern de Múnich aseguró que desconocía que Zahia no tenía todavía 18 años, mientras que el madridista sostuvo que no había mantenido relaciones sexuales con ella.

La mujer declaró ante el juez de instrucción que en el transcurso del supuesto encuentro sexual con Benzema en una suite del hotel Le Méridien de París, en mayo de 2008, -cuando ella tenía 16 años y él 19-, le pidió al futbolista 1.000 euros, aunque este le pagó 500.

Una exnovia del delantero desmintió ante la policía la versión de la prostituta porque, según la suya, el jugador pasó con ella, y no con Zahia, la noche en la que supuestamente se produjeron los hechos. En el caso de Ribéry, la acusación se sustenta en una orgía en la que supuestamente habría participado con ella y otra amiga en Múnich.

El Pais.com