Juicio a Li Tianyi y el debate sobre los privilegios de la élite china

Los ojos de China están puestos en el juicio en contra del hijo de un famoso alto rango del ejército chino, acusado de violación. El joven ya había estado en el ojo del huracán hace un año por chocar un BMW. Este juicio pone de relieve la preocupación del gobierno porque la mala educación de los hijos de los líderes chinos pueda poner a la gente en su contra.. Foto China.ORG

 

China está viviendo una época de juicios de alto perfil. Uno ha sido el del carismático Bo Xilai,un ex dirigente del Partido Comunista acusado por corrupción. El protagonista del segundo, es el hijo de un oficial de alto rango del ejército chino, quien ha sido acusado por violación. Este juicio ha desatado un acalorado debate tanto en la sociedad china como en los medios acerca del estilo de vida, los presuntos delitos y la influencia de la élite política.

El chico en cuestión es Li Tianyi, de 17 años, quien junto con otros cuatro, es acusado en el proceso que ha comenzado este miércoles de una presunta violación en grupo a una mujer.

Li nació en el seno de una familia privilegiada. Durante los meses previos al juicio, Li se ha convertido en el centro de atención, provocando agitacion en Internet, donde muchos debaten lo que consideran el sórdido estilo de vida de los hijos de la élite china. Sus padres, Li Shuangjiang y Meng Ge, son unos conocidos cantantes del Ejército Popular de Liberación (EPL).

“La familia de Li continúa desafiando la inteligencia de la gente normal. Están utilizando medios despreciables, deshonestos para absolver a Li” dice un microblogger. “Si no se le impone una sentencia dura, no se va a satisfacer el resentimiento de la gente”, remata. Los chinos han seguido muy de cerca este proceso, al igual que el de Bo Xilai, pues el caso ha vuelto a destapar lo poco que rinden cuentas los altos cargos.

“El público general está preocupado de que su familia, gracias a su posición social, sea capaz de utilizar sus conexiones” para no pagar las consecuencias de sus actos, dice Zhang Ming, profesor de política en la Universidad de Renmin, citado por medios chinos.

Al mismo tiempo, las acusaciones de una presunta violación han levantado una polémica en torno al modo en que los medios de comunicación y los tribunales chinos cubren y tratan a las víctimas de acoso sexual. Dos mujeres que estaban de pie fuera del juzgado potestaban, exhibiendo carteles que decían “Protege los derechos de madres, mujeres y niñas jóvenes”.

Este caso ha recibido un trato distinto, con algunos periódicos chinos creando secciones especiales para darle seguimiento y mostrando imágenes de periodistas apelotonados detrás de cordones policiales fuera del juzgado el día de ayer. En la vista, la cual se ha desarrollado a puerta cerrada, Li declaró que durante el incidente estaba ebrio,negótener conocimiento alguno de la supuesta violación y se declaró inocente de los cargos que se le imputan. El Servicio de Noticias de China ha pronosticado que el juicio durará dos días y lo normal es que los tribunales chinos anuncien sus veredictos unas dos semanas después de la vista.

La acusación sostiene que los cuatro menores y un chico de 23 años, conocieron a una mujer en un bar el pasado febrero, luego la llevaron a una habitación de un hotel en Beijing donde la agredieron, la obligaron a hacer un striptease y posteriormente la violaron.

Este caso habría pasado completamente desapercibido, sino fuera por el pequeño detalle de que Li viene de una familia importante: su padre es un cantante del EPL muy bien considerado, famoso por sus odas al partido, al patriotismo y a las virtudes militares. Los medios chinos a veces, erróneamente, le otorgan el rango de general.

Li intentaba desarrollar una exitosa carrera musical siguiendo los pasos de sus progenitores; sin embargo, acabó saltando a la fama en 2011 por tener un accidente de tráfico al volante de un BMW. Después del choque, él y el amigo que le acompañaba, amenazaron a la pareja del otro auto tras pegarles una golpiza. Li fue condenado a un año en un correccional de menores por estos hechos, y su padre tuvo que disculparse públicamente.Desde entonces, el joven no da paso sin que los medios chinos lo documenten.

El interés que el tema ha despertado en Internet ha trascendido la red. El presidente chino Xi Jinping ha reiterado que uno de los objetivos principales de su Gobierno es encarar el descontento que despiertan los abusos de poder por parte de altos funcionarios. El aumento de la desconfianza en las autoridades se presenta como un grave riesgo para los líderes, que temen la inestabilidad social. De hecho, cuando se hizo público el caso por violación de Li, el Diario del Pueblo señaló que el fracaso de las familias poderosas educando a sus hijos podría poner a la gente contra el Gobierno

 

Con información de China.ORG