Alcalde de Valencia fue detenido por el Sebin

El alcalde de Valencia, la tercera mayor ciudad de Venezuela y capital del estado Carabobo (centro), Edgardo Parra, aliado del presidente, Nicolás Maduro, fue apresado hoy a solicitud del gobernador regional, el también oficialista Francisco Ameliach.

El acusado de presunta corrupción fue detenido en su domicilio en Valencia por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), según varios medios de prensa de Valencia que fotografiaron la operación policial nocturna.

Agentes del Sebin actuaron contra Parra después de que hace tres días allanaran una propiedad de su hijo del mismo nombre.

Horas antes de la detención, el gobernador de Carabobo instó a las autoridades policiales, de la Fiscalía y la Contraloría “actuar ante los presuntos ilícitos ocurridos en la Alcaldía de Valencia, en los que estarían incursos el burgomaestre de la entidad y su hijo”.

Aunque no precisó en qué consistían esos presuntos hechos de corrupción, Ameliach remarcó en una nota de la Gobernación: “No se tolerará que se maneje de forma irregular el erario público”.

Ameliach se limitó a decir que el ministro del Interior, Miguel Rodríguez, le informó previamente de que existían “suficientes elementos probatorios y contundentes que involucran en presuntos delitos de corrupción” a padre e hijo.

También calificó de “sospechosa” la salida del país este viernes del director de Hacienda de la alcaldía, Alberto Terán.

La detención del alcalde oficialista se produce cuatro días después de que Maduro pidiera en el Parlamento poderes especiales para legislar contra la corrupción, un flagelo que identificó con el capitalismo, la oposición y también “falsos chavistas”.

Esa lucha es de “vida o muerte” para el socialismo, sostuvo el gobernante tras admitir el surgimiento de un “nuevo sector privilegiado, una nueva elite económica” adscrita al oficialismo, la cual presentó como una “desviación” de la Revolución Bolivariana.

Maduro espera con poderes legislativos especiales “adecentar” un país que requiere, añadió, “profundizar, acelerar y dar la batalla a fondo por una nueva ética política, por una nueva vida republicana”.

“Si la corrupción sigue reproduciéndose y perpetuando su lógica capitalista de destrucción, aquí no habrá socialismo, el socialismo nunca podrá afianzarse en su dinámica profundamente humana entre nosotros en medio de los antivalores de la corrupción”, repitió. EFE