La práctica del Wingsuit cobra otra víctima

Uno de los deportes más peligrosos del mundo tiene una nueva víctima, esta vez se trató de Víctor Kovats. Víctor de origen húngaro estuvo practicando para el Campeonato mundial de Wingsuit que será del 11 al 13 de octubre en China. Muchos han caído en este deporte algo desconocido para muchos, dos de las muertes más destacadas han sido la de Álvaro Bultó y Mark Sutton, este último es recordado por ser el doble de James Bond.

El húngaro sufrió un problema a la hora de abrir su paracaídas en el aterrizaje, lo que produjo el fatal accidente que acabó con su vida, el séptimo fallecimiento en sólo tres meses. En varios países han prohibido el deporte por ser mortal pero todavía se sigue practicando junto a los vuelos en parapente, paracaidismo, entre otros.

Para los que no saben en qué consiste el “Wingsuit” es una modalidad de paracaidismo que consiste en usar un traje con alas para tratar de imitar a un pájaro. El deportista salta desde un avión o un punto muy alto y procede a realizar un vuelo que dura cerca de dos minutos, en el que se llegan a alcanzar velocidades puntas de más de 230 kilómetros por hora.

Este deporte se practica en acantilados, en los que se pone en juego la espectacularidad del paisaje y la pericia del paracaidista para generar imágenes únicas para el espectador. En desplazamiento horizontal, el deportista puede ser capaz de alcanzar los 160 km/h, mientras que en vertical la velocidad se multiplica exponencialmente: a modo de comparación, los 230 km/h que se alcanzan.

Información: NoticiasExceso.com