“A propósito de ismos” por @lmesculpi

El diccionario de la Real Academia los define como: forma

Sustantivos que suelen significar doctrinas, sistemas escuelas y movimientos.

Es así como se conocieron corrientes filosóficas, políticas, literarias y artísticas:

Ultraísmo, Surrealismo, Materialismo, Idealismo, Anarquismo, Socialismo, Impresionismo, Realismo, Cubismo, Fascismo, Comunismo, para mencionar solo algunas; sin referirnos a las Religiones que también lo  emplean

En la época más civilista de la República, aludida como, “Puntofijismo”-por quienes le dan una connotación peyorativa-. Se utilizaba el Ismo, para denominar las tendencias, corrientes, o simplemente grupos existentes  interiormente en los Partidos, que acompañaban con el apellido, de sus respectivos Líderes, Jefes o Caudillos.

Ahora hay quienes hablan del Chavismo sin Chávez, otros de Madurismo personalmente prefiero hablar del Oficialismo.

Maduro ha sido duramente criticado por el uso cotidiano del lenguaje, quizás por ello cuando concurrió a la Asamblea Nacional recurrió a la lectura del discurso, poco ensayado. Cual gaznápiro. Aunado a ello pareció, elaborado a seis manos por; Juan Barreto, Pérez Arcay y el inefable Giordani por lo abstruso (palabra apropiada en esta ocasión).  Es sorprendente que  no se les ocurre abrir nuevas brechas, expresar nuevas ideas, se recurre siempre  a la Cartilla desgastada por el uso, y a las “Citas”, extraídas de diversos autores; a veces incluso contradictorias entre si.

Es innegable que más allá de las formas, y de la repetición de la fraseología acostumbrada en la mencionada alocución hubo un aporte significativo y la categorización de un fenómeno que tenía un antecedente que adquirió notoriedad en el Gobierno de Jaime Lusinchi: -el Recadismo-, si ese fue el antecedente de lo que Nicolás llamó el “Cadivismo” sin negar este y otros aportes a la terminología política, de la  cual es autor. Es sabido, por demás, que todo mecanismo de control de cambio genera una estructura preferencial, la cual crea reglas asimétricas desde la primera casilla, sentando las bases para la corrupción, pudiendo tangar a sus anchas.

Al afirmar Maduro: “El aparato productivo esta siendo atacado por el ”Cadivismo” faltos de una ideología moderna, cuando les falló la tradición, la Religión, y el Esoterismo, siguen culpabilizando de todos los males a los Gobiernos anteriores.

Nicolás sufrió un pequeño lapsus, ya que CADIVI es una creación de su antecesor. ¡Campanada peligrosa!. El Cadivismo hecho en Venezuela se ha emparentado y supera con creces al “Recadismo”.

Jorge L Borges, confeso Ultraísta, en Abril de 1966, juzgaría el “dogma de la metáfora” acuñando: “Basta un solo buen verso no metafórico para probar que la metáfora no es un elemento esencial”

Atentos que, asumimos la lucha y la responsabilidad social, haciéndonos más consecuentes, vinculando la palabra a la acción, dentro de un País que nos convoca a todos, con todo rigor, tras el tañir de campanas de, Justicia Libertad y Democracia.

 

Luis Manuel Esculpi