¿Deseas la beatificación de José Gregorio Hernández? Esto es lo que puedes hacer

Archivo

Por casi un centenar de años, los venezolanos hemos deseado fervientemente ver un retrato del doctor José Gregorio Hernández en la Plaza San Pedro de El Vaticano, pues su vida, obras y milagros se han enraizado en nuestro corazón, tanto así, que ha sido merecedor de muchas peticiones y agradecimientos.

Jeanferich Ontiveros / [email protected]

Distinto a lo que sucedió con la Madre María de San José, quien fue beatificada el 7 de mayo de 1995 y está a un paso de conseguir la santidad; el médico más querido por todos los venezolanos aún no ha podido subir ese escalón que lo dejará ante una cercana canonización.

A “Goyito”, como es conocido cariñosamente por muchos, quienes han heredado amor y respeto para con él, de generación en generación; aún no le han colocado una imagen en alguna iglesia y ningún templo lleva su nombre. Esto se debe a que todavía, por las estrictas reglas de la Iglesia Católica, él no ha logrado reunir los requisitos para que pueda ser beatificado y canonizado.

Hoy, cuando nuestro flamante doctor está de cumpleaños, (nació el 26 de octubre de 1864, en Isnotú, estado Trujillo), se hace imperioso recordar a la feligresía que José Gregorio Hernández tiene carta abierta para ser beatificado, sólo que el proceso es bastante riguroso y además de la intervención de la Iglesia venezolana, también requiere de nuestra ayuda, como pueblo.

27 años siendo venerable

El presbítero Jesús Díaz Dáger, párroco de la Iglesia San Carlos de Borromeo, explicó que “Goyito” tiene las puertas abiertas para la beatificación, desde el 16 de enero de 1986, cuando la Congregación para los Santos -Dicasterio de la Santa Sede- reconoció que José Gregorio Hernández tenía las virtudes heroicas para iniciar un proceso de beatificación. A partir de esta fecha pasó a ser “venerable”.

Inmediatamente, se inició otro proceso, en el que se hizo la recolección de información acerca de un milagro contundente. El primero fue llevado en 1987 y el segundo, 22 años después, en el año 2009. Ambos milagros fueron rechazados por el Dicasterio de la Santa Sede.

¿Por qué?

Díaz Dáger explicó que la Congregación de los Santos determinó que en ambos casos la curación pudo ser explicada científicamente. “Hay cientos de milagros que se le atribuyen a José Gregorio Hernández, los casos llevados a El Vaticano han sido de recuperación lenta y progresiva, o recuperación incompleta o parcial, por lo que han sido descartados para un proceso”.

Encauzar la fe es muy importante

Refirió el padre Jesús Díaz, que el Cardenal Urosa Sabino escribió una carta pastoral, en la que explica que puede ser posible la beatificación de “Goyito”, sólo que la feligresía, en gran medida, debe “encauzar la fe” para que el proceso pueda llevarse favorablemente.

¿Qué es lo que sucede?

El párroco manifestó que existen varios factores que no han permitido que avance un proceso de beatificación de José Gregorio Hernández. El primero de ellos es la no contundencia de un milagro.

Explicó que el primer paso fundamental es que a José Gregorio Hernández “no se le puede rendir culto público, eso implica que ninguna capilla puede considerársele como un santuario, ni debe ser invocado en actos litúrgicos, ni ofrecérsele una misa de acción de gracias, ni tener una Iglesia y/o parroquia con su nombre”.

Prosiguió Díaz Dáger indicando que el segundo paso debe ser un milagro contundente que no pueda ser explicado científicamente. “Esta curación debe ser instantánea y total, no basta con una curación lenta”.

En tercer orden, señaló el presbítero, “esa gracia o curación debe ser atribuida exclusivamente a la intercesión del doctor José Gregorio Hernández. Debe haber surgido de una petición familiar y comunitaria. El enfermo y sus allegados deben dar fe de que sólo se le pidió a él por ese milagro”.

Lo que tú debes hacer

Si quieres que el doctor José Gregorio Hernández sea reconocido como beato en la Iglesia y posteriormente como santo, es importante que desde tu fe católica practiques tu devoción hacia él de una forma personal.

El padre Díaz mencionó que es válido encender una velita, portar una estampita, tener una imagen suya en casa. “Y si vas a mandarle a hacer una misa, que no sea de acción de gracias, debes expresar claramente que la misa sea para pedir a Dios por su pronta beatificación”.

Lo que el pueblo puede hacer

Jesús Díaz Dáger explica que se debe evitar hacer cultos públicos en nombre de José Gregorio Hernández. “Sucede que la piedad popular debe venir después de una beatificación, no antes, porque si no, no será posible tener una imagen de Goyito en las iglesias venezolanas”.

Consideró el padre Díaz que en Isnotú debe emprenderse una campaña a través de la cual se les explique a los creyentes la forma en la cual debemos agradecerle por sus favores. No se debe convertir este lugar en un santuario, porque es una causa contraproducente para emprender el proceso de beatificación y posterior canonización.

“Es importante que los medios de comunicación sepan qué se ha logrado para la beatificación y que conozcan cómo es el proceso, para que podamos colaborar con la causa, sin herir susceptibilidades de un pueblo noble, que por años le ha venerado, aun cuando todavía no era reconocido venerable por la Iglesia”.