Desorden en Ferresidor afecta construcción de casas

Foto Correo del Caroní

No fue a las 3:00 de la tarde, sino a las 10:00 de la mañana. La reunión que agrupó a los representantes de la Sala de Batalla Águilas del Alba Eje Atlántico este viernes, no se contempló en la hora ordinaria, publica Correo del Caroní.

Tampoco se hizo un martes, como se acostumbra. Ni planteó la agenda temática habitual. No. La asamblea que congregó a los voceros de los 41 consejos comunales y 61 asociaciones civiles de la zona, tuvo pocos rasgos normales.

Aunque, por supuesto, vocablos como “respeto”, “dignidad” y “revolución” estuvieron presentes, la connotación de las expresiones cambió radicalmente con la anexión de palabras como “burocracia” y “engaño”. Entre el runrún de los representantes vecinales un cuestionamiento resaltó: “¿Dónde está el apoyo a las comunidades”.

Suprema felicidad

En la Sala de Batalla Águilas del Alba Eje Atlántico se agrupan los consejos comunales de todos los sectores que han emergido en las proximidades de la avenida Atlántico, desde la urbanización Las Garzas hasta el final de la vía en Villa Jade.

“Son comunidades que hemos tomado la decisión de construir nosotros mismos nuestras casas para tener viviendas dignas; pero comprar cabillas en una ferretería sale en 400 bolívares solo la de media. Imagina”, explica María Pereira, vocera del consejo comunal Nuestra Esperanza Nueva.

Para llegar al fin anhelado de una casa digna, Ferresidor fue la opción más viable. No por capricho, sino porque su función, según reza su portal web, es ofrecer “materiales para la construcción de viviendas sin intermediarios, colocando a disposición de las comunidades y público en general con precios hasta 45% menos, productos como: cabillas, tubos, mallas, vigas, marcos, entre otros”.