Eveling de Rosales pidió a la Chinita guiar a Venezuela por el camino del bien

El día del reencuentro llegó. Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá bajó de su nicho en un acto profundo de amor y fe a unirse nuevamente con miles de feligreses que plenaron desde tempranas horas de este sábado las adyacencias de la plazoleta de la Basílica San Juan de Dios.

Aplausos, risas, llantos, cánticos, oraciones y las acostumbradas peticiones a la Virgen morena se hicieron presentes entre los zulianos, quienes esperaron 365 días para volverse a encontrar con la reina de los nacidos en la tierra de Udón. La Alcaldesa de Maracaibo asistió con su familia para con su ejemplo invitar al pueblo a rescatar los valores de la unión y la fraternidad.

“Hoy es el día preciso para unir en una sola oración a todo este pueblo mariano del Zulia que se reencuentra para llenarse de la fuerza
que da la fe y el amor por nuestra madre”, expresó la Mandataria local a su llegada. Eveling de Rosales invitó al pueblo a hacer prevalecer en sus
corazones los valores de respeto, paz y tolerancia. También aprovechó para elevar sus plegarias entre ellas pidió para que Venezuela vuelva
al camino de la tranquilidad y del porvenir.En una emotiva homilía Monseñor Mario Moronta Obispo de San Cristóbal y primer presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, pidió especialmente por los fieles que padecen problemas de salud y no pudieron estar presentes.

Exhortó a la iglesia a edificar el reino de Dios, a través del evangelio, porque quien actúa en nombre de Jesús debe invocar todas sus fuerzas. En este sentido dijo, “hay que apegarse al ejemplo de María para transformar la sociedad en que vivimos”.

Alcaldía de Maracaibo