Hasta enero no hay boletos para vuelos internacionales

(Foto Reuters)

Hasta el mes de enero del año 2014, no se consiguen boletos aéreos para destinos internacionales, y los que consiguieron comprar los pasajes los obtuvieron muy por encima de su presupuesto y hace más de dos meses. notitarde.com / Mairín Martínez González

Las causas son diversas; aunque la mayoría lo atribuyen a “los raspa cupos”.

Pese a que los trabajadores de las pocas aerolíneas que prestan servicio en las instalaciones del Aeropuerto Internacional “Arturo Michelena” de Valencia, no quisieron dar declaraciones, se pudo constatar que a quienes acudían a dichas taquillas en busca de pasaje, les informaban que la boletería estaba agotada hasta el próximo año.

“No hay pasaje para lo que resta de año desde hace aproximadamente dos meses atrás y no manejamos lista de espera. Para tratar de viajar en el mes de enero tienen que comenzar a buscar en diciembre”.

Al comenzar la búsqueda por los portales de la web, el resultado fue el mismo, para ninguna fecha, ni destino internacional se consigue vuelo disponible por lo que resta del año.

En cuanto a los destinos que primero se agotaron están Aruba, Ecuador, Colombia, Panamá, Miami y Perú, “al no conseguir para dichos destinos que son en algunos casos los más cercanos y en otros los más solicitados, el resto se fue agotando por quienes “raspan” la tarjeta de crédito en el exterior.

Los precios a mitad de año eran accesibles, pero según los viajeros que se encontraban en el aeropuerto: Los últimos tres meses –agosto, septiembre y octubre- los costos de la boletería se habían incrementado hasta en un 60 por ciento.

“Un pasaje para Ecuador desde Valencia me costó casi 25 mil bolívares cuando a principio de año se compraba entre 7 y 9 mil bolívares”, manifestó Miguel Rodríguez.

Los vuelos nacionales escapan de esta situación; sin embargo, se prevé que para el mes de diciembre se agoten sobre todo destinos como Margarita, Puerto Ordaz, Maracaibo y Mérida, que son los estados con mayor afluencia de temporadistas.