Nuevo modus operandi de atracadores: disparar hacia las extremidades de las víctimas

Foto Alejandro Paredes Pérez

El nuevo modus operandi de los atracadores es dispararles a sus víctimas en las piernas para neutralizarlos y evitar que pidan auxilio. A la emergencia del Hospital Universitario de Maracaibo ingresaron cuatro heridos de bala en sus extremidades entre los días 18 y 21. La Policía presume que los casos se repitan en otros centros asistenciales de la región, según reseña el diario La Verdad

Según los oficiales, a los médicos les preocupa lo repetitivo de los casos en la emergencia de adulto de los centros asistencial. Las víctimas suelen ser hombres jóvenes, con edades entre 21 y 29 años, residentes del centro, norte y oeste de la ciudad. Todos han sufrido ataques en diferentes horas del día para quitarles sus teléfonos, carteras o motocicletas.

Ayer (jueves), a las 3.00 de la madrugada, Guillermo García, de 29 años, quiso correr de los dos desconocidos que lo robaron y uno de ellos le disparó en sus piernas. Según declaró la víctima a los oficiales, los delincuentes lo sometieron cuando salía de una fiesta en Santa Lucía, a unas cuadras de su residencia. Se le llevaron su celular y su billetera.

García en medio de la oscuridad de la noche quedó desvalido. No tenía forma alguna de pedir auxilio. Nadie lo veía. A las 8.50 de la mañana, al salir el sol, fue cuando unos transeúntes lo avistaron. Al confirmar que respiraba llamaron al 171. Los paramédicos lo trasladaron hasta la emergencia del centro hospitalario donde ingresó exactamente a las 9.00 de la mañana. Hasta el cierre de esta edición el herido permanecía estable a pesar de haber perdido mucha sangre.

El pasado domingo 21, a la sala del urgencias del Hospital Universitario, ingresó Jesús Fuenmayor, de 29 años. En una de las calles de la parroquia Venancio Pulgar lo hirieron. Un desconocido luego de despojarlo de sus pertenencias, le disparó a quemarropa en sus piernas.

En otro hecho aislado, a las 5.30 de la tarde, del viernes 18, Darwin Bracho, de 25 años, llegó al HUM desangrándose. Al muchacho lo emboscaron a balazos a unas cuadras de su vivienda, en el barrio Panamericano de la parroquia Venancio Pulgar. Presuntamente lo perseguían para despojarlo de su motocicleta, en la cual se desplazaba en ese momento. Le hicieron varios tiros. Algunos proyectiles lo alcanzaron en las piernas.

José Manuel Rumbo Romero, de 21 años, recibió un disparo por la espalda al tratar de correr luego de ser atracado el viernes 18 de este mes. Los asaltantes le pidieron su teléfono celular cuando caminaba por la avenida Fuerzas Armadas, parroquia Ildefonso Vázquez, cuando se dirigía a su hogar en el barrio Cardonal Norte. A las 8.00 de la mañana lo trasladaron moribundo al hospital. Rumbo aún sigue hospitalizado bajo observación médica.