Alexander Guerrero E.: Mambrú se fue a la guerra

De la escasez al racionamiento sistemático:

El gobierno y su Presidente se toparon políticamente con una realidad, la cual no significa que no la conocieran; el serio problema económico que atraviesa hoy Venezuela, y que ellos apartan porque su interés supremo es el control del poder por todos los medios, desde la creación masiva de pobreza por vía de su dolarización o depreciación del poder

de compra bolívar, hasta el uso de baterías antiaéreas colocadas en los barrios para derrumbar los aviones de la protesta y el desencanto de los pobres.

Es conocido que el problema económico no tiene solución en el paradigma ideológico del gobierno; el modelo castro comunista, ya fracasado, pero exitoso en mantener el poder por medio de la violencia por más de medio siglo. Sin embargo, si lo tiene, según las medidas anunciadas por del Presidente, solución política: defender el poder a todo evento, es la prioridad,por ello acelerar su carrera hacia adelante estrechando los controles para cubrir la producción de bienes y servicios en manos privadas.

El próximo paso, la estatización por decreto, de la producción y el comercio, fenómeno que necesariamente no requeriría de la expropiación efectiva de los activos productivos y rentables del sector privado, sino una “intervención profunda”. La militarización del aparato productivo privado alcanza un nuevo estadio. Lo que vimos en Daka ayer, el núcleo de la lucha de clases, el despojo, la expropiación tomados como medida piloto paraatemorizar al sector privado. El gobierno juega con candela, y esta quema sin orden ni propósito.

El récipe de medidas del gobierno, no es en realidad económico, no hay medidas económicas en los términos de la gran expectativa que el país tenía en los anuncios del gobierno, su planteamiento es netamenteadministrativo y militar, el Presidente no anuncio ninguna medida económica, este concepto en el gobierno está relegado a otro más simple envuelto en controles, una logística político-administrativa, donde su punto de partida es la amenaza, la propaganda y el convencimiento ideológico, para es poner en cintura al sector privado y para ello conduce una guerra económica, para aplacar al culpable de la hiperinflación, del empuje del dólar paralelo y de la expansión de la liquidez monetaria, una versión rocambolesca del Ministro Arreaza. Esa guerra económica en realidad es la “guerra de Maduro”, contra el sector y que parodiamos con aquella guerra del Duque de Marlborough (antepasado de Winston Churchill) que generó la famosa canción y melodía y que Beethoven utilizó para inmortalizar y celebrar la derrota de Napoleón de manos de Wellington. Maduro se metió en la parodia de Mambrú, como será su derrota?

La gran expectativa de la gente para oír la cadena del Presidente pivoteaba sobre los grandes males económicos y sociales que la gente enfrenta a diario, hiperinflación, desempleo, escasez de materias primas para la industria y el comercio, alimentos terminados, leche, azúcar, harinas, carnes, aceites, y un largo etc.,  medicinas, vehículos, respuestas, y por supuesto, dólares, en un país, donde el bolívar es solo un papel circulante con valores precarizados por el BCV, que cedió sus obligaciones a la lucha contrala inflación para financiar monetaria e inflacionariamente el insostenible déficit fiscal del gobierno. Pero también la gente tenía expectativas que Maduro daría fin a absurda guerra política al sector privado, incluida la gente de a pie, por intermedio de CADIVI, INDEPABIS, SENIAT, SUDEBAN, la Guardia Nacional, milicias, convocados todos por el Presidente para asaltar literalmente empresas, fábricas y comercio del sector privado.  Anoche asistimos un caso emblemático, la lucha contra la inflación generada por su propio gobierno, Maduro busca esconder su irresponsabilidad y culpa asaltando el capital privado.

La gente quería que el Presidente se dedicara a gobernar y abandonara su guerra, amenazas que han hecho de su gestión un ridículo internacional que genera pena ajena y está ya presente por medios internacionales en esta aldea global. Y por supuesto, todos pensábamos, aun, que Maduro se desligaría de la tutela de los Castro ejercen sobre las instituciones venezolanas incluida la FAN, instituciones civiles, y se dedicara a cobrar loscubanos los 110 mil barriles de petróleo cuyas facturas de cobro y pago no se consiguen en la data oficial venezolana, pero que si conseguimos en la data cubana. Cuba paga petróleo con médicos de pacotilla y otros servicios, comprando así el petróleo más baratito del mundo, vea amigo lector, entre otros porque Ud. no puedecomprar dólares.

Sin embargo, Maduro no nos sorprendió con sus anuncios por cadena, y en posteriores apariciones en los medios, nos trajo algo que habíamos pronosticado, el récipe económico social cubano, en lo referente a materia cambiaria, precios y abastecimiento, fue su respuesta en su salto hacia adelante en un esfuerzo para darle a su posición política frente a los venezolanos, sensación de estabilidad, pero logró lo contrario.

En lo cambiario por ejemplo, el paralelo continuó de salto en salto, ni Maduro, ni Ramírez, o Merentes o Giordani, saben leer lo que encierra el dólar paralelo. El subyacente del dólar paralelo muestra elempobrecimiento del venezolano y en directo, porque medido en dólares el ingreso y precios de los bienes, junto a la escasez, el venezolano es en el 2013 un 65% más pobre que en 2012. Podemos demostrarlo. Pero veamos lo que nos ofrece Maduro, el diferencial entre los dos dólares en Cuba, por ejemplo, es 1:24, y ese parece ser el camino escogido por Ramírez para espantar al dólar paralelo, así no tardaremos mucho para alcanzar las proporciones cubanas, y en suprema felicidad!

Desafortunadamente, sus anuncios han creado un arco de inestabilidad, dado el resquebrajamiento del marco jurídico sobre el cual se asiente la economía y la política en virtud de la virtual y real toma de empresas ycomercios encomendada a las fuerzas armadas. En términos más castizos, Maduro elevo el peso y el efecto de los costos de transacción, es decir, los costos de su gobierno, los cuales los ciudadanos miden y siente en escasez, hiperinflación, perdida de libertades económicas; en lo económico. Y en lo social, con profundos efectos negativos en la productividad y economías de los ciudadanos, de a pie, e inversionistas dada la inseguridad jurídica, y de la inseguridad personal, por auge de la criminalidad. El auge de estas últimas induce un curioso fenómeno de deseconomías y externalidades, dado que operan en un curioso marco de políticas públicas, cuyos bordes económicos explicaremos ennuestro próximo artículo.

En resumen que nos traerán las medidas del gobierno, un compuesto de dos fenómenos, la escasez se convertirá en una red de corrupción,deseconomias y externalidades como resultado de los controles generalizados de precios. Con ello el gobierno alcanza a la fuerza la suprema felicidad del racionamiento de alimentos, medicinas, bienes durables, electrodomésticos, vehículos,etc., similar a lo que ocurre en el mercado de viviendas inmobiliario. Ese racionamiento tendrá dos nódulos en esa red, el racionamiento de divisas, ya experimentándose en SICAD y el racionamiento correspondiente de lo que se compra con los dólares, importaciones. Todo el poder económico en manos del politburó, Maduro cumple el sueño de Castro, al cual según algunos, Chávez no estaba muy convencido y resistía.