Aprenda a orinar sin salpicar

Foto Referencial

“En respuesta a las críticas severas y repetidas de nuestras madres y varias relaciones fallidas con mujeres, presentamos la dinámica simulada de la salpicadura de un chorro de orina”.
Así se explican físicos estadounidenses que decidieron estudiar la dinámica de fluidos de la salpicadura de la orina. Y en su camino encontraron consejos de higiene.

Usando cámaras de alta velocidad, el equipo filmó chorros de líquido al chocar con paredes de baños y estudiaron el rociado resultante.

La salpicadura era menor cuando los chorros venían de cerca y con un “ángulo de ataque” estrecho, explicó el equipo de la Universidad Brigham Young, en Provo, Utah (EE.UU.), según reseña la BBC

“¿Hablas en serio?”
Los investigadores presentarán su investigación en una reunión de la Sociedad Estadounidense de Física (APS, por sus siglas en inglés) en Pittsburgh a fin de mes.

El estudio fue dirigido por los profesores Tadd Truscott y Randy Hurd del “Splash Lab” de la universidad estadounidense, también conocidos como los “wizz kids” (en el inglés informal wizz se usa como sinónimo de orinar), según se hacen llamar a sí mismos en tono de broma.

“La gente me pregunta, ¿hablas en serio? Les digo que sí, que esto puede parecer chiste de preadolescente, pero también es un problema real”, le explica Truscott a la BBC.

“Todos hemos estado en baños asquerosos con charcos en el suelo. Estos lugares son un caldo de cultivo para las bacterias”, agrega.

Cuanto más cerca, mejor
Uno podría pensar que la física de no salpicar al orinar ya había sido resumida por la fórmula: “Haga todo en la taza”. Pero la micción sigue siendo una actividad más sucia de lo que debería ser, según la investigación.

Los científicos prefirieron no tomar medidas en vivo “en el terreno”, por lo que construyeron un simulador. La “guía de navegación del ángulo de agua” es un cubo de casi 23 litros de capacidad con mangueras conectadas a dos tipos de uretra sintética.

Para leer el artículo completo entre aquí