Grupos violentos en Upata causan destrozos en comercios

El número de personas en las colas aumentaba. Los compradores esperaban frente a los locales de electrodomésticos de Upata a que abrieran las santamarías para adquirir los productos a “precios justos”, publica Correo del Caroní.

/Correo del Caroní

Algunos de esos negocios que ocupan la calle Miranda de la capital del municipio Piar estaban reacios a la apertura, pues las garantías de seguridad eran nulas. Tras los saqueos ocurridos en la región y en otros estados del país que acabaron con negocios enteros, el temor era justificable.

Sin embargo, esto no le importó a los que afuera esperaban por comprar electrodomésticos. A eso de las 3:00 de la tarde de ayer los ánimos comenzaron a caldearse, lo que produjo una explosión de violencia entre grupos que esperaban la apertura de las tiendas.

Las personas comenzaron a arremeter contra las santamarías, romper vidrios e intentar entrar a los negocios. La situación activó a los cuerpos de seguridad para disolver a las bandas violentas. Lanzaron bombas lacrimógenas y perdigones para dispersar a las personas, generando un gran caos en el centro de la ciudad.

El lunes, los locales comerciales se negaron a abrir ante la perspectiva de posibles saqueos, que sí ocurrieron en ciudades como San Félix y Ciudad Bolívar. El presidente de la República, Nicolás Maduro, dio plazo a los propietarios a abrir las santamarías hasta ayer al mediodía so pena de recibir sanción, sin embargo, no se les ofreció seguridad para cumplir con la medida, pese a que algunos locales estaban resguardados por organismos de seguridad.

“Queremos comprar a precios justos”, expresaron varias personas desde temprano, mientras se formaban frente a las tiendas.

En un supermercado asiático, ubicado en la calle Bolívar, los manifestantes, con objetos contundentes, derribaron la santamaría y la puerta principal, por donde ingresaron varias personas; no obstante, las bombas lacrimógenas impidieron que fuera saqueado en su totalidad. Un local destinado a la venta de repuestos de equipos de refrigeración de la calle Ayacucho fue el primero en recibir la arremetida de los inconformes.

 

Controlado el orden
A eso de las 6:00 de la tarde volvió la calma en todos los alrededores de la plaza Bolívar, epicentro de todo lo ocurrido. El director del Centro de Coordinación III de la PEB, Johnny Rodríguez, informó que la situación acontecida se debió a que la gente exigía la apertura de las tiendas.

“Ellos, al no obtener respuestas, empezaron a romper santamarías y a llevarse lo que han podido, porque no han saqueado ningún negocio completamente, rompen un vidrio y sacan lo que está al alcance de la mano y los hacemos ir”. Al consultarle sobre personas detenidas contestó que no hubo ninguna.

En el Hospital Gervasio Vera Custodio se conoció del ingreso de 7 personas con heridas de perdigones y 10 con alergias por las bombas lacrimógenas. A partir de las 7:00 de la noche la calle Miranda, desde la plaza Bolívar, hasta el mercado municipal fue cerrada por los organismos de seguridad.

Dispuestos a la revisión
El presidente de la Cámara de Comercio, Jony Houda, lamentó lo ocurrido y agregó que los comerciantes están dispuestos a la revisión, señalando que así como el consumidor se ve afectado por los altos precios ellos también, ya que en Upata ninguno es importador, y deben limitarse a lo que les venden los distribuidores o mayoristas.

“Que los organismos del Estado constaten las facturas, y donde exista un sobreprecio que se apliquen los correctivos, pero no podemos estar en una situación de vulnerabilidad ante estos hechos que se han suscitado”, sostuvo.

Venta supervisada

Trascendió que no pudo realizarse ninguna venta fiscalizada debido a la falta de funcionarios de Indepabis y de la superintendencia de precios justos, pero que será este miércoles cuando comience el proceso de revisión de precios, informaron fuentes no oficiales.