Comercios que vendan licor serán sancionados

Archivo

De acuerdo a lo establecido en la Gaceta Oficial número 40.307 desde las 6:00 de la tarde de ayer, hasta la misma hora de este lunes 9, todas las licorerías de la entidad deben permanecer cerradas, los restaurantes y supermercados que expendan licores deben respetar la normativa para evitar una sanción administrativa o cierre preventivo

Rhena Barrios / [email protected]

Cumpliendo con lo establecido en la Gaceta Oficial número 40.307, desde ayer se inició la prohibición de venta de bebidas alcohólicas a propósito de la jornada electoral prevista este 8 de diciembre. Todos los licoreros y expendedores de licor deberán respetar la normativa que se extenderá hasta el lunes 9, para evitar cualquier sanción.
Explicó la directora general de prefecturas en el estado Aragua, Marley Sánz, que no sólo las licorerías deberían permanecer clausuradas; los restaurantes y supermercados que expendan bebidas alcohólicas deberán suspender por el tiempo establecido la venta de estas sustancias.
“Queremos evitar a toda costa aplicar sanciones por eso llamamos a los comerciantes a respetar la norma y no expender ningún tipo de bebidas alcohólicas. Hemos hecho un recorrido por los comercios para fortalecer la parte de prevención e informar a los comerciantes, pero desde hoy se activarán las labores de control para verificar si los establecimientos están respetando la Ley”, dijo Sánz.

¡Denuncia!
En el marco de la disposición que prohíbe el expendio de licores, la Dirección de Prefecturas ha puesto a disposición del colectivo la dirección de correo electrónico [email protected] para formular cualquier denuncia. Los usuarios también podrán comunicarse con esta instancia a través de un mensaje de texto al número 0412-8304307 para informar sobre cualquier irregularidad relacionada con la medida de prohibición.
En los 18 municipios de la entidad aragüeña los prefectos municipales se encuentran activados, junto a sus equipos de trabajo, apoyados por la Policía de Aragua y funcionarios militares para garantizar que la normativa sea acatada.