Diez cosas que no debes hacer en el festejo de la oficina

De10.mx

Oficialmente ha comenzado las cenas, reuniones y fiestas de fin de año en la oficina; sin embargo es importante que nunca pierdas de vista la importancia de comportarte “como debe ser” debido a que es un evento laboral, reseña De10.mx

Debido a esto y a que queremos evitarte el “oso de tu vida”, o el “odio de por vida” de tus compañeros y jefes, en De10.mx tenemos una serie de consejos sobre lo que NO debes hacer en estas celebraciones… ¿Estás listo?

Por favor, si el año pasado estuviste presente en algún “traspié” de tus compañeros, te recomendamos que les pases esta nota, total más vale prevenir que lamentar…

Y tú, ¿cómo vives tus fiestas de fin de año en el trabajo?

No te emborraches. Todos sabemos que el hecho de tener alcohol y no pagar por él puede ser contraproducente, sobre todo si eres de esos que les encanta tomar una tras otra hasta perder la cuenta… Por lo que más quieras, ¡contrólate!

Seguramente en tu trabajo hay alguien que te trae “cacheteando las banquetas” desde hace algún tiempo, pero nunca será la opción el comenzar a coquetearle o “tirarle la onda” en la fiesta de fin de año. Recomendación: si tomas más de dos copas, aléjate de él/ella.

No seas antisocial, convive con tus compañeros y conoce gente nueva, si llegas y te sientas en un rincón, no dudes que te convertirás en el “forever alone” de la oficina…

Como bien lo mencionamos en el punto anterior, las fiestas de fin de año son para que convivas con las personas de tu trabajo, así que por favor (te lo pedimos encarecidamente), olvídate de llevar a tu hermano/a, amigo/a, pareja, o hasta tu mamá.

Olvídate de las confiancitas… No porque los jefes estén conviviendo con el resto del equipo de trabajo, están en la misma sintonía que tú; evita frases como “¿qué pasó jefecito?” o “¿para cuándo un aumento de sueldo?”

¡Aguas con soltar la lengua!, recuerda que lo que pasa en la oficina se queda en la oficina, y si tu jefe durante la semana te dejó más trabajo o hizo algo que no te pareció, olvídalo… por lo menos durante la cena. El exhibir al jefe/a no es buena opción.

“Es que no lo aguanto…” y “Está bien bueno/a” son de las frases que debes dejar guardadas en el cajón más recóndito de tu oficina; no hables mal de tus compañeros de trabajo, porque tarde o temprano se enterarán…

No te “quemes” solito/a ni te exhibas de más, o tendrás que atenerte a apodos como “el graciosito” o “el lucidito”; y con esto nos referimos a forma de bailar, hablar o relacionarte con los demás…

Llegan las cenas de fin de año y las redes sociales se atascan de fotografías de aquellos momentos y en realidad, es muy molesto; además de que andas por el mundo enseñando lo que pasa en tu vida laboral y quemando a tus compañeros… ¡No publiques en las redes sociales!

Finalmente, y consideramos que no está de más hacerte esta recomendación: No lleves tus tuppers para el “itacate” y ¡por favor! Deja el centro de mesa, ¡no te lo lleves, no es una fiesta familiar!