Diputados de la Unidad alertan sobre objetivos del Plan de la Patria

Foto Referencial

El Plan de la Patria 2013-2019 que la Asamblea Nacional (AN) convirtió en Ley, establece entre sus objetivos que el llamado Poder Popular tendrá preponderancia sobre las instituciones tradicionales de mando, establecidas en la Constitución.

Janet Yucra

En este sentido, los miembros de la Mesa de la Unidad en el Parlamento, elaboraron un documento en el cual alertan que este poder popular es “una coartada para concentrar el poder y socavar la democracia”.

El objetivo del plan de “consolidar y expandir el poder popular y la democracia socialista contiene, de suyo, grandes riesgos para la institucionalidad democrática contemplada en la Constitución de 1999, puesto que lo allí propuesto, antes que expandir el poder del pueblo y la democracia, en realidad comportará, inexorablemente: El abandono del pluralismo político, que es un valor superior de nuestro ordenamiento estatal; La pérdida del derecho al sufragio democrático de los ciudadanos venezolanos; y el desconocimiento de la organización político territorial y del federalismo cooperativo que como antídoto contra el centralismo político previó el constituyente de 1999”, alerta el escrito.

Cabe recordar que el programa postula la construcción de 3.000 comunas socialistas para el período 2013-2019 que agruparían a 68% de los
venezolanos (21.050.000 personas), integrados en sistemas de agregación comunal constituidos por Consejos Comunales, Comunas, Ciudades Comunales, Federaciones Comunales y Confederaciones Comunales.

En este sentido, la Unidad vaticina que “la estructura institucional prevista por el constituyente para evitar la centralización del poder,  esto es, el federalismo cooperativo y la descentralización, desaparecería para dar lugar a una recentralización del poder en manos del Ejecutivo Nacional, derivada de los poderes rectores de éste en el funcionamiento del Estado Comunal”.

Añaden que, “de hacerse realidad la propuesta, los millones de venezolanos integrados en esas comunas socialistas verían desaparecer, en primer lugar, el derecho al pluralismo político. Desde luego que la posibilidad de asumir y promover ideas o proyectos liberales, radicales, social demócratas o social cristianos, por citar solo algunos ejemplos, o propuestas vinculadas a la economía social de mercado, al cooperativismo o al emprendimiento individual, familiar o de grupos, con responsabilidad social, estarían absolutamente prohibidas dado el carácter estatizante o colectivista que tendrán las comunas socialistas en las que no podrán tener cabida ideas distintas a las de la propiedad social excluyente del sano lucro individual o de grupo”, señala el análisis de la MUD.

Pérdida de derechos

Por otra parte, señalan que “esos mismos millones de venezolanos, perderían el más elemental de los derechos políticos en democracia, es decir, el derecho a elegir directamente a sus autoridades ya que sólo los voceros electos por los consejos comunales u otras instancias del poder popular tendrían derecho a elegir a los miembros del Consejo Ejecutivo en las Comunas y a los miembros del Parlamento Comunal y del Consejo Ejecutivo en los demás entes del sistema de agregación comunal, es decir, en las ciudades, federaciones y confederaciones comunales”. Añaden que ya hay un grupo de leyes vinculadas al poder popular que ya adelantan esta “el talante centralizador de quienes están postulando el Estado Comunal”.