Un arbolito alemán de 25 metros en el Vaticano (Fotos)

 

Un pino gigante, donado por la ciudad alemana de Waldunchen para adornar la plaza de San Pedro con ocasión de la Navidad, fue iluminado este viernes por el papa Francisco, que lo bautizó el “árbol internacional”, reseñó AFP.

Alto de 25 metros, el árbol proviene de una región localizada en la frontera entre Alemania y la República Checa y fue donado como gesto de “cercanía espiritual y amistad” entre Alemania y la Santa Sede, explicó Francisco.

Se trata de un homenaje a su predecesor, Benedicto XVI, quien renunció este año al cargo y reside alejado del mundanal ruido en una residencia dentro del Vaticano.

Para la primera Navidad que el papa argentino presidirá en San Pedro, fue instalado también un pesebre, fabricado por un artesano napolitano, cuya sencillez quiere ser un elogio al estilo simple y directo del papa latinoamericano, quien no ha modificado la tradicional programación en el Vaticano de las celebraciones por el nacimiento de Jesús.

Con su visita el sábado pasado a la Plaza de España en Roma para orar ante la Virgen se inauguraron oficialmente las fiestas navideñas.

El papa prepara la Navidad con meditaciones sobre san Francisco de Asís, la pobreza de Cristo y la santidad como camino para reformar la Iglesia.

Francisco recordó que la Navidad no es sólo el recuerdo de un acontecimiento histórico sino un momento especial para encontrar a Jesús y una ocasión para ayudar a los que padecen necesidades.

 

Fotos AFP y Reuters

Efe destacó que el Vaticano encendió hoy el abeto de 25 metros de altura proveniente del Estado de Baviera (Alemania) que adornará la plaza de San Pedro esta Navidad, la primera del argentino Jorge Mario Bergoglio como papa y en la que no faltará tampoco el tradicional belén.

El árbol de Navidad fue encendido poco antes de las 17.20 hora local (16.20 GMT) en una ceremonia en la que participó una delegación de la comunidad de peregrinos católicos bávaros que han donado el abeto, quienes en la mañana de este viernes fueron recibidos por el papa Francisco en audiencia en el Vaticano.

El abeto, que preside ya iluminado la plaza de San Pedro junto al obelisco y que procede de la ciudad de Waldmünchen, en la frontera de Alemania con la República Checa, mide 25 metros de altura y pesa siete toneladas.

Durante la audiencia de hoy en la Sala Clementina del Palacio Apostólico del Vaticano, el pontífice argentino destacó precisamente el hecho de que el árbol proceda de una zona que se sitúa en la unión geográfica entre dos países, lo que le confiere un carácter aún más “internacional”.

“Este majestuoso abeto permanecerá al lado del belén hasta el final de las fiestas navideñas, y será admirado por romanos y por peregrinos y turistas de todas partes del mundo”, dijo el papa, quien recordó la “cercanía espiritual y amistad” que unen a Alemania con la Santa Sede.

“Os doy las gracias, queridos amigos, por este gran árbol y por los otros más pequeños, destinados para distintos ambientes de la Ciudad del Vaticano”, agregó.

Además del árbol, junto al obelisco de la plaza de San Pedro volverá a situarse este año el belén, regalo esta Navidad del cardenal italiano Crescenzio Sepe y realizado por Antonio Di Tuoro, que desde hace varios años se ocupa de la preparación de los pesebres para la Diócesis de Nápoles (sur de Italia).

El título escogido para el belén de estas fiestas navideñas es “Francisco 1223-Francisco 2013”, aludiendo al primer pesebre del mundo realizado por San Francisco de Asís en el año 1223 y que el papa argentino este año podrá contemplar en el Vaticano en su primera Navidad como pontífice. EFE