El Home Insurance Building, en Chicago. El primero en considerarse rascacielos