Cómo evitar que el acelerado ritmo navideño afecte tu salud

Las vacaciones son para relajarse, pero para muchos el ansia y las prisas se disparan en Navidad. Las compras de última hora, las tensiones familiares, el estado de ánimo o la crisis económica que puede afectar al consumo están a la orden del día. La psicóloga Clara Calvo nos da una serie de recomendaciones para huir de este estrés navideño.

Frustración, ansiedad, falta de sueño y angustia. Estos son los principales síntomas que conducen al estrés en Navidad. Es una época en la que se acentúa este estado de tensión, pues nuestras agendas se llenan de compromisos y nos vemos obligados a resolver situaciones cada minuto del día.

Combatir el ritmo de vida en estas fechas no es fácil, ya que acertar con los regalos o que no se nos pase por alto ningún detalle lo es todo para la mayoría de nosotros. Estos factores hacen que la Navidad se convierta en la temporada más agobiante del año. De hecho, Clara Calvo, psicóloga del cuadro médico de Sanitas, afirma que las mujeres son las que más sufren este tipo de preocupaciones.

Para la doctora Calvo, las personas no solemos ser conscientes de que padecemos estrés, a veces no tenemos la suficiente capacidad para autoanalizarnos y esto nos lleva a culpar a los demás de nuestros problemas.

Lo que normalmente notamos son las señales más visibles, que pueden ser psicológicas, como la angustia o el insomnio, o físicos, como las taquicardias, la sensación de falta de aire o la tensión muscular.

La causa principal, por tanto, es la gran cantidad de eventos a los que tenemos intención de asistir. “Entramos en una época en la que se considera necesario acudir a comidas de empresa, reuniones familiares o incluso nos vemos en la obligación de organizarlo todo sin ayuda”, asegura la psicóloga

Además, la situación económica actual no ayuda a luchar contra el estrés, pues el descenso del poder adquisitivo y los cambios en el nivel de vida con respecto a años anteriores pueden tener como consecuencia la frustración. Este estado de ánimo se genera cuando la persona se da cuenta de que no puede seguir el ritmo de consumo de los que le rodean y se siente, por tanto, en un escalón inferior al resto, según explica Clara Calvo.

Sugerencias

Pero, como para casi todo hay solución, nos ofrece un abanico de sugerencias con el objetivo de poner freno a los indicios de estrés durante la Navidad:

– Si no puedes más, siéntate y reflexiona durante 30-40 minutos. La vida se ve distinta cuando nos tomamos un respiro.

– Intenta disfrutar de las cosas, no solamente cuando las hayamos hecho, sino durante el tiempo en que las estamos realizando.

– Haz ejercicio, practica técnicas de relajación y establece una rutina de sueño. Esto puede ayudarnos a afrontar estos días de intensa actividad.

– Elabora una lista con los preparativos. De esta manera podremos adelantarlos y evitaremos algún que otro agobio de última hora.

– Aprende a decir “no”. Saber delegar algunas funciones en otras personas es primordial para no recargarnos demasiado.

Evita los comentarios negativos sobre las reuniones en familia. Ayuda a olvidar problemas que hemos podido tener durante el año.

– También hay circunstancias en las que no se consigue superar el estrés en estas fechas, así que, si no funciona la puesta en práctica de las recomendaciones anteriores, lo mejor es consultar con un profesional que nos ayude a lograrlo.