Gerver Torres: Inflación paralela

Al momento de escribir este artículo el BCV no ha publicado todavía la cifra de inflación correspondiente al mes de Noviembre. Es posible que el régimen esté lidiando con las cifras, buscando maneras de maquillarlas. Al resistirse a publicar las cifras sobre la inflación, el régimen revela más sobre su naturaleza política que sobre el fenómeno económico que pretende esconder.

Es posible que el régimen quiera hacer con la inflación, lo mismo que ha pretendido hacer con el dólar paralelo. Impedir que se conozca y difunda su verdadero nivel. Es fácil imaginarse la explicación que el régimen se da a sí mismo y le da a los suyos para tratar de impedir que la información se haga pública: que ésta será utilizada por los enemigos de la revolución para destruirla. Bajo esa lógica van suprimiendo o falseando información y al final ni los propios militantes del oficialismo pueden saber con certeza qué es lo que realmente está pasando con la economía. No es solo que el país marcha por un mal camino. Además, marcha cada vez más a oscuras.

De estas prácticas existen antecedentes, nunca asociados a buenos gobiernos ni resultados. La más cercana está hoy en Argentina. Allí la sociedad civil ha tenido que crear sus propios mecanismos para estimar la inflación pues el gobierno simplemente la esconde y manipula burdamente. Han incluso llegado a penalizar la generación y difusión de información sobre esa variable que no sea la oficial. La credibilidad en los datos oficiales es tan precaria que incluso el Fondo Monetario Internacional ha dado un ultimátum al gobierno de ese país (que se vence este mes) para que sincere la información sobre esa y otras variables macroeconómicas. Nadie más cree ya en los datos oficiales sobre la economía Argentina.

Es posible que así como existe hoy el dólar paralelo, hayan de surgir próximamente otras variables paralelas: la inflación paralela, el desempleo paralelo, las reservas internacionales paralelas, el déficit fiscal paralelo. La tendencia hacia este comportamiento trasciende el ámbito económico. Hoy leemos unas sorprendentes declaraciones del Ministro del Interior en las cuales señala que no darán cifras de criminalidad hasta que los medios no se comprometan a manejarlas seriamente. Es decir, que nadie las cuestione. Surgirá entonces la tasa de homicidios paralela. Estamos en la creación de un país paralelo; paralelo al oficial, paralelo al de las mentiras y los engaños; un país y una realidad que por más que quieran ocultar, no lograrán hacerlo porque es el que se padece cada minuto de cada día.

[email protected]