Ecuador exige a EEUU que diga si la CIA participó en ataque dentro de su territorio

Ecuador exigió este viernes a Estados Unidos que aclare si la central de inteligencia CIA participó directamente en un bombardeo colombiano contra la guerrilla de las FARC que tuvo lugar en territorio ecuatoriano en 2008.

El canciller Ricardo Patiño dijo que entregó al embajador estadounidense Adam Nam una comunicación en la que le manifiesta la preocupación del gobierno por un reciente informe publicado por el diario The Washington Post sobre la colaboración de la CIA en el bombardeo que mató en Ecuador al entonces número dos de las FARC, Raúl Reyes.

La acción, considerada por la Organización de Estados Americanos como una violación a la soberanía ecuatoriana, motivó la ruptura temporal de relaciones diplomáticas entre Bogotá y Quito.

“Le he pedido (al embajador) que haya una respuesta oficial del gobierno de Estados Unidos” y se “ha comprometido a ofrecernos ese pronunciamiento”, sostuvo Patiño en declaraciones a la prensa extranjera.

En su informe del pasado fin de semana, The Washington Post señaló que la CIA y la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense colaboraron en acciones contra jefes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas), a través de un programa secreto que contó con “presupuesto multimillonario”.

La ayuda a Colombia incluyó el suministro de un sistema de rastreo por GPS para bombas, mecanismo que las convirtió en armas de altísima precisión.

El canciller advirtió que “lo más grave” de las revelaciones es que la CIA le entregó a Colombia las claves para el manejo de las bombas inteligentes en 2010, dos años después del ataque en Ecuador.

“Si es así, si eso se llega a confirmar, significa que la CIA tuvo una participación directa en el bombardeo”, comentó Patiño, aunque se abstuvo de anticipar las medidas que tomaría Quito en caso de que se confirme esa información.

Asimismo, dijo que hablará del tema con el gobierno de Colombia, pero recordó que la crisis diplomática ya fue superada, después de que ambos países restablecieran plenamente sus relaciones en 2011, previas disculpas de Bogotá.

Patiño insistió en que el asunto debe ser tratado con cautela para evitar que se afecten los vínculos con Bogotá o el proceso de paz que lleva a cabo el gobierno colombiano de Juan Manuel Santos con las FARC.

AFP