2104, Deseos Revolucionarios por @jesuselorza

Muy emocionada, La Primera Combatiente, atendía a los invitados a su Open House con motivo de la navidad. Entre los presentes se encontraban los miembros del Consejo de Ministros, Poder Judicial, Poder Legislativo, Poder Moral y algunos coleados. Cilia, llamó la atención de todos, para presentarle a la estrella de la noche, el astrologo puertorriqueño Walter Mercado, ahora conocido como ¨Shanty Ananda¨.

Lo he traído, explicaba la presidencial anfitriona, para que nos dé a conocer las predicciones para el año nuevo 2014.

Luego de agradecer la invitación, el reconocido pitoniso, solicito a los presentes que escribieran en un papel sus deseos para año por venir y a la media noche el haría la respectiva consulta astral y dar a conocer el futuro de cada quien. Todos, en el salón quedaron muy impresionados por el especial acto y de inmediato whisky en mano procedieron a escribir sus deseos y resoluciones para los nuevos tiempos.

Nicolás, en atención a su doble nacionalidad, expuso que su mayor aspiración es disputarle a Santos la presidencia y hacer posible el sueño bolivariano de La Gran Colombia.

Luciendo sus nuevas charreteras y con la arrogancia que lo caracteriza, el ahora Capitán Cabello, le manifestó a su compinche de tropelías que él no creía en esas mariconerias planetarias y que lo mejor era irse para el botiquín de la esquina y hablar de negocios y comisiones,

Sorpresivamente, Arreaza, no quiso mostrarle a nadie su petición, pero, todos en la familia sabían que a diario rogaba por la inhabilitación del presidente para el ocupar el cargo por el resto del mandato y poder regresar a su vivienda predilecta La Casona.

Jaua muy humilde, se veía como el próximo Secretario General de la Naciones Unidas.

Que Pastor Maldonado gane una carrerita, para que justifique la inversión escribió de un solo tirón, el presidente de PDVSA.

El representante del Banco Central solo aspiraba a eliminar la presentación mensual del índice inflacionario.

Agresiva como siempre, La Fosforito, no solo lo escribió sino que se los dijo: Aspiro dejar en libertad a todos los Pranes y Luceros, para así acabar con el peo en las cárceles. El Ministro de Interior y Justicia que estaba a su lado solo agregó que su deseo era ver u ordenar que el Boletín Oficial de su despacho sustituya a las páginas de sucesos de los medios de comunicación.

El vice ministro para la Suprema Felicidad solo quería seguir cantando como Héctor Lavoe:

Esa risa no es de locos /se están riendo de mi/ pero se están cayendo de un coco /lo que pasa es que con mi saoco/ los hago feliz.

En la onda electoral, la Ministra del Deporte, solo pidió ganar la presidencia del Comité Olímpico.

Jesse Chacón, algo taciturno, repitió la misma cantaleta de siempre:

100 días más para resolver la crisis eléctrica.

El ministro de finanzas quería ver enterrado al dólar paralelo y a todo aquel o aquellos que se les ocurra informar sobre el valor real de las divisas.

Los ministros del sector educativo unieron sus peticiones en una sola: Imponer el currículo ¨Pensamiento Único¨, Ilegalizar a FAPUV y designar las autoridades rectorales en todas las universidades del país.

La Fiscal General de la Republica y la Presidenta del TSJ se dejaron de hipocresías jurídicas y pidieron a coro: Someter a juicio sumario y condenar a cadena perpetua a Capriles Radonski, María Corina Machado y Leopoldo López por ser enemigos de la patria socialista.

Escarra, uno de los coleados, solo pidió bajar de peso, para no lastimar sus rodillas al arrastrarse frente al gobierno, en la búsqueda de su nombramiento como magistrado.

Giordani, que se había quedado dormido en uno de los sillones, estaba soñando con los sucesos de Enero de 1958, al escuchar el ruido de las doce campanadas y las explosiones de los fuegos artificiales, despertó sobresaltado gritando:

Se alzó la aviación, nos están bombardeando, hay un golpe contra la dictadura militar.

El silencio, invadió todo el salón, hasta que uno de los allí presente dijo a todo gañote:

Nos jodimos…, sálvese quien pueda….acto seguido, fue una masiva estampida…solo quedaron regados en el piso los papelitos con los deseos.

Cilia, toda llorosa y apenada, repetía sin cesar, que vaina con ese viejo cagalitroso de Giordani, con sus episodios de regresión mental, acabó con mi open house.

Ay bendito, esta gente no tiene futuro, fueron las palabras de Walter Mercado al retirarse del lugar.

 

Jesús Elorza