Once bebés venezolanos vieron la luz en las primeras horas del 2014

Foto El Impulso

Entre júbilo, celebraciones, cohetes y algarabía, dos pequeños vieron la luz de la vida en los primeros minutos del 2014, reseña El Impulso.

Para dar la bienvenida a estos nuevos larenses, la Fundación del Niño Dejando Huellas y esta vez en compañía de la Fundación Municipal del Niño, acudieron hasta el Hospital Central Antonio María Pineda, con regalos para ellos y los demás neonatos que se encontraban en la sala de partos y hospitalización de este centro asistencial. Un total de 230 canastillas y 230 pañaleras fueron entregadas, mientras que los regalos especiales fueron otorgados a la primera niña y al primer niño del año.

El regalo del 2014 llegó para Katiuska Hernández de 24 años de edad, quién recibió una nueva hija a las 2:05 de la madrugada del 1 de enero. Kayerlis Delgado Hernández, como fue llamada, pesó 2,900 kilos y nació por parto natural en el Hospital Central Antonio María Pineda. Es la tercera de tres hermanos, una hembra y un varón. Completamente sana la bebé se mantuvo profundamente dormida, mientras que su madre recibía de parte de la primera dama del estado Lara, Marielba de Falcón, y la primera dama de Iribarren, Carmen de Ramos, los regalos de las fundaciones.

Una canastilla con ropa y enseres, una cama cuna, chifonier y ropa, además de teteros, pañales, cobijas y escarpines, fueron parte de los obsequios.

“Esta es una bendición que no me esperaba. No teníamos nada para darle a nuestra hija y de verdad doy gracias por todos estos regalos. Es mi tercer hijo y estamos muy contentos por todas estas alegrías. Somos del sector Las Veritas y ya nos esperan con mucha emoción en casa, con todos los regalos y una pequeña niña hermosa que nos trajo el 2014”.

Diego Alexander Gutiérrez es el primer barquisimetano. Nació en la ambulancia que lo trasladaba desde Siquisique hasta el Hcamp a las 12:30 de la mañana y pesó 2,300 kilos. Sus jóvenes padres, Marian Crespo de 16 años y José Gutiérrez de 21 años, expresaron su alegría y agradecieron por traer al mundo un bebé completamente sano y hermoso.