Poderosa tormenta azota noreste de EEUU con temperaturas árticas

La primer gran tormenta de invierno del 2014 azotaba el jueves la región noreste de Estados Unidos con abundante nieve, bajas temperaturas y fuertes vientos, lo que complicaba el regreso de muchas personas que salieron de viaje por los feriados de fin de año.

El evento climático, que se extendía desde el valle del Misisipi hasta la costa atlántica, podría causar más de 36 centímetros de nieve en algunas áreas, en particular en Nueva Inglaterra, para la mañana del viernes, dijo el Servicio Nacional de Meteorología.

La nieve caía el jueves en gran parte del noreste de Estados Unidos y se esperaba que las acumulaciones serias comenzaran después de la puesta del sol y continuaran durante la noche, dijo Kim Buttrick, un meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional en Taunton, Massachusetts.

“Tendremos fuertes nevadas, condiciones ventosas, visibilidades reducidas”, señaló Buttrick, agregando que el peligroso clima frío continuaría el viernes.

Se espera que la tormenta genere problemas para el tráfico en la autopista entre Nueva York y Boston. También se pronostican inundaciones en zonas costeras en partes bajas de Nueva Inglaterra.

La tormenta constituía el primer gran desafío para la administración del nuevo alcalde de Nueva York, Bill de Blasio. Los problemas derivados de tormentas de nieve han provocado estragos políticos para alcaldes de la ciudad más grande de Estados Unidos durante décadas.

“Tenemos que hacer lo necesario. No hay dudas”, declaró de Blasio a periodistas. “Antes de pensar en política o cualquier otra cosa, este es nuestro trabajo”, agregó.

El fenómeno meteorológico obligó a la cancelación de 1.697 vuelos en Estados Unidos. Los aeropuertos más afectados fueron O’Hare International de Chicagoy Newark’s Liberty International, según FlightAware, un sitio que hace el seguimiento de los viajes aéreos.

En Boston, las escuelas públicas permanecerán cerradas el viernes.

El servicio meteorológico dijo que la ola de aire ártico haría disminuir las temperaturas a niveles de entre 20 y 30 grados por debajo de lo normal, incluso con posibles bajas récord el viernes.

“Las temperaturas bajarían en la noche y mañana, con vientos helados, caerían hasta 25 grados bajo cero”, dijo el gobernador de Massachusetts, Deval Patrick. “Son circunstancias muy peligrosas”.

La temperatura más baja registrada el miércoles en Estados Unidos fue de 42 grados Celsius bajo cero en Embarrass, Minnesota, dijo el servicio meteorológico.

Reuters