Verdades que deberías saber del “ratón” antes de irte de fiesta

Un dolor horrible invade tu cabeza. Alguien parece estar dando martillazos en su interior. No quieres pensar en levantarte de la cama y solo te repites ‘no lo volveré a hacer, no lo volveré a hacer, no lo volveré a hacer’.

Es lo peor de salir de fiesta: el día después. Ese momento en el que la resaca, o el ratón como se le conoce en Venezuela, decide convertirse en tu amigo más fiel y no te deja ni a sol ni a sombra. Le da igual que sea Año Nuevo y tengas una comida familiar o que coincida en viernes y tengas que ir a trabajar.

Todos nos hemos sentido alguna vez Bradley Cooper en la saga “Hangover”, pero no acabamos de entender qué tiene el alcohol para que tan bien te sepa por la noche y tan mal te haga sentir por la mañana. Pues bien, ha llegado la hora de responder esta cuestión y descubrir otras verdades sobre el ratón.

1. Si tienes resaca es porque sufres una intoxicación aguda generada por el abuso de una sustancia tóxica, que no es otra que el alcohol.

2. Tu principal problema es que estás deshidratado y ésa es la raíz de todos tus males. El alcohol inhibe el funcionamiento de unas hormonas antidiuréticas llamadas vasopresinas (ADH), su función es que los riñones ahorren agua lo que provoca un aumento de la producción de orina temporal. Esto es lo que hace que en las discotecas y pubs haya tanta cola para ir al baño. Orinar con más frecuencia conlleva una mayor eliminación de agua llevándose consigo sales minerales y otros compuestos necesarios para el cuerpo.

3. No todo el mundo sufre este mal, hay afortunados inmunes a la resaca. Según un estudio de la Boston University School of Public Health, un 23% de la población ofrece una resistencia inusitada al alcohol. Esto significa que dos de cada diez de los que estuvieron contigo de copas anoche, hoy se sienten como nuevos. Y es ahora cuando la envidia empieza a apoderarse de ti…

4. El dolor de cabeza infame que te invade tras una noche de copas es una consecuencia más de la deshidratación. Uno de los tejidos que más la acusa son las meninges, de ahí esa horrible martilleo. La deshidratación también provoca sequedad de la boca y sensación de vértigo.

5. Hay bastantes más síntomas de resaca, aunque el peor sea el dolor de cabeza pero no es su único síntoma. Desde náuseas y mareos hasta temblores, fatiga y calambres musculares.

6. No toda las personas que tienen resaca sufren dolor de cabeza. Esto solo afecta al 65% de la gente. El 60% de los ‘resacosos’ sufre malestar general y un 36% tiene diarrea.

7. El dolor de estómago que sientes en días de resaca se debe a que el alcohol provoca que aumente la producción de ácidos estomacales y hace que las paredes del estómago sufran irritación e inflamación. Esto no solo genera dolor, también produce náuseas y vómitos.

8. Puedes evitar (o al menos aminorar) la irritación de estómago de forma fácil: comer alimentos ricos en grasa antes de lanzarse a la bebida. Así absorberás el alcohol más lentamente.

9. El cansancio y la debilidad no solo están relacionados con haber dormido mucho o poco esa noche, el alcohol también tiene culpa. Su consumo excesivo produce disminución de azúcar en sangre y de ahí la sensanción de fatiga.

10. También la sensación de atontamiento es producida por esa disminución de azúcar en sangre. La resaca afecta a la atención y al tiempo de reacción a corto plazo por eso no es muy recomendable conducir en un día así.

11. Es normal que en días de resaca sufras ataques de hambre. La culpa la tiene la reduccón de los niveles de azúcar en sangre. En casos así lo mejor no es comer una hamburguesa ni tampoco una pizza, la más recomendable son los alimentos suaves como galletas o pan, que pueden elevar la glucosa en sangre y son fáciles de digerir. Hay personas que recomiendan alimentos ricos en fructosa porque se supone que ayudan a metabolizar el alcohol y así eliminarlo con más rapidez.

12. Solo hay un remedio contra la resaca: dejar que pase el tiempo. La mayoría de la gente necesita 24 horas para sentirse otra vez como nuevo.

13. La otra forma de superar la resaca es dormir: cuanto más duermes, menos resaca tienes. El problema es que con tanto alcohol en el cuerpo no es fácil.

14. Las resacas son peores para los fumadores. Un estudio publicado en Journal of Studies on Alcohol and Drugs demostró que tomando el mismo número de copas, las personas que fuman tienen más y peores resacas. Aún no se sabe la razón exacta, pero se sospecha que alcohol y tabaco liberen la misma hormona, la dopamina, un neurotransmisor del cerebro responsable de hacer que el cuerpo se sienta relajado.

15. Las resacas son peores cuando el alcohol se mezcla con bebidas gaseosas. Éstas abren el píloro, la válvula que conecta el estómago con el duodeno, lo que provoca que el alcohol sea absorbido más rápidamente y llegue con más velocidad el intestino delgado, de donde pasa a la sangre.

16. El alcohol sienta peor a las mujeres porque tienen menos grasa corporal y menos músculo, y por tanto menos agua en el organismo. Esto hace que se deshidraten con más facilidad.

17. Tomar café el día de resaca no ayuda a mejorar la situación. Es un estimulante gástrico por lo que puede empeorar el dolor de estómago. Tampoco es cierto que beber al día siguiente sea un remedio antiresaca. Una caña ‘postparty’ solo contribuye a retrasar la mejoría.

Vía Huffington Post