Inflación de alimentos de 79.3% y la lista fascista de la ministra por @damianprat

Tras mas de 20 días de ocultar el informe del BCV sobre inflación de noviembre y esperando que la Navidad sirviera para tapar la cosa, el gobierno apareció con un insólito boletín que nadie firma, con lenguaje de la propaganda político-partidista en el que sin embargo se admite que la inflación de ese mes fue otro altísimo 4.3%. No pudieron obligar a los técnicos del Banco Central a la operación maquillaje profundo que había anunciado Maduro tras el show-Daka de que la inflación bajaría tanto que sería -5%, o sea, en negativo. Lograron si, en ese extraño boletín, indicar que la inflación de Diciembre -sin haber terminado ese mes- sería 2.2%. ¿Un acto de magia?. Calcule el lector cuan alto es un mes de 4.3% que la gran mayoría de los países de América no tienen esa cifra en todo el acumulado de los 12 meses del año 2013. Brutal muestra del fracaso del modelo estatista salvaje con resultados profundamente anti populares aunque se la pasen hablando “del pueblo y la patria”. Pura pose “de la boca para afuera”. Hacen justo lo contrario de lo que pregonan.

El dato mas duro, sin embargo, es otro que también está en los informes de los 12 meses que van de noviembre de 2012 al mismo mes de 2013. La inflación en alimentos en esos 12 meses fue…¡79.3%!. Al borde del 80%. ¿Y saben qué? Esa es la inflación que más golpea al pueblo de menos recursos. ¿Cuántas veces al año la familia trabajadora de menos recursos compra un electrodoméstico de lujo? Si acaso una. En cambio unas tres cuartas partes de sus ingresos quincenales se gastan en alimentos. El resto en transporte, medicinas, pago de servicios y algo de distracción o diversión. La robo-lución anti popular muestra su verdadero rostro.

¿Por qué es tan alta (57%) la inflación general anualizada y mas alta aún (79.3%) la de alimentos?. Pregunta que debe responderse aparejada con otra: ¿Por qué ningún otro país de América Latina -sean sus gobiernos de centro izquierda, izquierda o derecha- tiene, ni una octava parte de esa inflación?. Es el modelo. Es el estatismo salvaje que mas nadie -salvo la ruinosa Cuba- practica. Lo mas parecido es la Argentina de los Kirchner. ¿Saben cuantas de las 4 millones de hectáreas agrícolas y pecuarias “rescatadas” (es decir, expropiadas para el estatismo) producen alimentos? No llegan ni al 10%. Y aunque cerca de la mitad de aquellas ya antes eran poco productivas ahora están peor, mientras que cientos de fincas que sí eran productivas ahora son “montarrales” con alguno que otro conuco de supervivencia. Todas improductivas. Parecido al desastre que causaron en las industrias de Guayana. Improductividad y escasez son la causa de la inflación y luego de la especulación. No es al revés.

Por eso Colombia hace su gran negocio vendiéndonos leche, carne, frutas, pollo. Solo a inicios de este año que recién terminó, Maduro confesó haberles comprado 600 millones de dólares en alimentos. Producción allá, empleo y crecimiento allá. Empobrecimiento aquí, subsidiado por el petróleo y la escandalosa deuda externa. Igual dependemos, para medio tener alimentos (con el peor índice de escasez de América, un brutal 22%) de EEUU, Uruguay, Brasil, Nicaragua, Perú, Dominicana, Ecuador, etc. Todos hacen negocios, producen y crecen a costa nuestra.

Ese modelo que ellos llaman “socialista” (en realidad solo se parece al tipo de socialismo estatista fracasado de Cuba o la ex Urss y nada que ver con el socialismo moderno, democrático que promueve el mercado y a las inversiones), es un caos económico pero le sirve al grupito en el poder para el control social, para hacer que millones dependan de ellos y reproducir así su poder político. Reparten dádivas. Nadie progresa por si mismo y millones dependen de “los enchufados” para sobrevivir. La propaganda y el control hegemónico sobre los medios, se encarga que encima “se lo agradezcan”. Así cerramos 2013.

Aparece la nueva “listica” fascista

Es así que el 1 de enero, la ministra de propaganda aparece en twitter con una lista muy fascista, tratando de criminalizar al que viaja. Intentando exponerlos el desprecio público. Tal como han hecho siempre los fascistas con quienes no se someten. ¡Claro!, ocultando cuidadosamente a la pléyade de jerarcas rojos que viajan y gozan “del imperio y la capitalista Europa”, a costa de los dineros públicos. Esa otra “lista” la escondió la ministra. Son los “revolucionarios” de doble moral. Casi todos. Hablan horrores del “imperio” para manipular a sus seguidores pero “no pelan” ir a Disney, a Las Vegas, a la Quinta Avenida de New York, las grandes tiendas de Miami. También, a Paris, Madrid, Roma. Los placeres de la boliburguesía roja. En las redes sociales abundan las fotos. A veces en vuelos privados. Otras en “Américan”, etc. Casi todos sin ingresos conocidos que justifiquen tanto derroche y vida ostentosa que no se logra con “el cupo Cadivi”. Entrando a las tiendas mas caras y exclusivas de Paris y NY o a las “cadenas comerciales” símbolos capitalistas. Hay quien cree que les salió “el tiro por la culata”.

La lista fascista de la ministra -sus conocidos aseguran que vivió en Paris varios años- intenta atizar el odio y el resentimiento social contra los dirigentes de la alternativa democrática. Para tapar el desastre del estatismo salvaje. Para desviar. Como eran muy pocos los verdaderos viajeros con cargos municipales o regionales (solo 4), la abultan con ex diplomáticos, periodistas, empresarios y algunos diputados. Incluso la “lista” tergiversa y miente sobre fechas y destinos en varios casos.

Quizás sea “un trapo rojo” para fanatizar a los suyos antes de medidas como aumento de la gasolina y mas devaluaciones. Sin embargo, a mi entender no es solamente eso. La siembra de odios es un componente básico de los gobiernos totalitarios con métodos faccio. Si los suyos odian irracionalmente, son menos propensos a pensar, a ser críticos y a escuchar. Y otra cosa: el llamado “diálogo” en Miraflores entre Maduro y los alcaldes opositores causó rabia en los grupos extremistas de ambos lados. Los pequeños grupos de extrema derecha, todos anti MUD, tratan de aprovechar para destruir el liderazgo y la unidad. Apelan al fanatismo. En el chavo-madurismo también hay un ala significativa de “radicalismo irracional” que pesa mucho. Los extremistas a quienes han fanatizado y que entienden la política como exterminio del contrario. Las intervenciones de Ledezma, Blyde, Falcón, Ramos y muchos otros alcaldes, con argumentos razonables y asumiendo los problemas que le duelen al pueblo sencillo, llegó hondo. Esta “jugada” innoble de “la lista” es, además, para satisfacer a los radicales de allá y para tratar de anular el impacto social del discurso opositor.

Damián Prat C

[email protected]

@damianprat (en twitter)

www.publicoyconfidencial.com