Orlando Viera-Blanco: López: “El izquierdismo es pura paja”

Cuando Chávez lanzó su por ahora aquel 4F-92, sabía lo que hacía en términos de claudicación, pero nada en lo político. Hasta ese día -un soldado perfectamente desconocido- se convirtió, como lo llama la doctrina política, uncelebro-debutante. No fue aparecer en televisión -cuya torpeza en cadena, la historia le cargara a los asesores de CAP- sino haber tenido el arrojo de encarar la responsabilidad de un golpe de Estado, en un país que hasta nuestros días, nadie asume la responsabilidad de nada.

Leopoldo López le viene hablando claro a la nación. A diferencia del soldado de marras, no es hombre de leva de armas para alcanzar el poder. Muy a lo Martin Luther King o Mandela, ha venido cabalgando sobre una estrategia política de movilización y articulación basada en redes comunitarias (de base) y movimiento de calle… López hoy asume la responsabilidad de decirle a un gobierno gendarme, que su “socialismo, su izquierdismo, su ideología, es pura paja… que es una cleptocracia, y las diferencias que tienen son las equivalentes a las que tienen el cartel de Cali con el cartel de Medellín” (El Universal / Ender Marcano 2/06/13). López advierte sin aspavientos ni candidez, que la salida no son las urnas. “Con este gobierno no veo una salida democrática en la que no exista una situación de calle” (El Universal/ Roberto Giusti. 10/11/2013), por lo que “nosotros ya dejamos atrás el terreno de la política mediática por la vía de los hechos, y entramos en un tablero distinto de lucha política y social: la calle” (/Elvia Gómez 23/12/13).

El país de Maduro ha entrado en una etapa de radicalización indetenible por incontrolable. El gobierno no fija, planifica ni anticipa nada, como no evita la muerte impune de ciudadanos -familias enteras- en mano del hampa… El gobierno lo que hace es defenderse y aferrarse al poder de manera improvisa, desesperada y torpe, permutando su ineficiencia con cercos económicos, violencia, estado comunal (ocupacional) y persecución política. Y esto “hay que enfrentarlo con determinación, sin esquivar el problema y con justicia…” alerta el dirigente de VP, agregando que la MUD debe quedar atrás por haber agotado sus tiempos y sus espacios. La mesa debe contar con más sillas y debe dejar de ser electorera para ser real, proactiva, constante y ciudadana (no solo política). “Para mí la discusión no es cuántas sillas hay en la mesa –sentencia López– sino lo que tiene que ver con la unidad nacional…”. Pues nada, de manera coherente, Leopoldo se monta en el sendero de una real identidad colectiva.

La otra virtud que exhibe el exalcalde, es su valentía. A la pregunta, ¿Se ve usted en la cárcel?, responde: “Yo me veo en la calle haciendo lo que estoy haciendo. Si esto me lleva a la cárcel asumiré esa consecuencia. Pero hay algo importante: el respaldo popular y la unidad. Todos los ciudadanos tenemos que asumir la movilización permanente… que tendrá que volver a ser masiva”. Y no queda más… A fin de cuenta en Venezuela ya no vivimos, sino sobrevivimos, mientras vamos presos de miedo, muerte y desesperanza. Se cansa uno…

[email protected]

@ovierablanco