Raul Gallegos: El asesinato de Miss Venezuela es el precio de la política

Cuando una ex reina de belleza y su marido son asesinados por asaltantes de carreteras en una autopista de Caracas frente a su hija de su 5 años de edad, la cuestión se convierte inevitablemente en política.

La muerte a tiros de Mónica Spear, Miss Venezuela en el año 2004, junto a su marido Thomas Henry Berry, el lunes pasado, ocurrió en uno de los países más peligrosos del mundo, donde el gobierno regula casi todas las facetas de la vida, sin embargo tolera la podredumbre social y la corrupción que engendran una crimininalidad desenfrenada.

La respuesta inicial del gobierno a la tragedia fue esclarecedora. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, describió el incidente en una aparición televisada el día martes como “muy triste” y se comprometió a aplicar la “mano de hierro del Estado” a los responsables. Pero en el mismo aliento, instó a los venezolanos a no politizar “este caso para fomentar el odio y la manipulación“. La violencia en Venezuela, dijo Maduro, es “una enfermedad social. Es una enfermedad que tenemos“.

La idea de que la muerte de Spear no debe ser visto a través de la óptica política es la respuesta habitual de los que no quieren pensar demasiado en sus propios puntos de vista políticamente problemáticos . El pasado marzo, cuando Maduro fue candidato a la presidencia , le dijo a un grupo de gobernadores que la delincuencia “es la expresión directa de la decadencia cultural y los antivalores del capitalismo, sobre todo el capitalismo de EE.UU.”.

En cambio, el presidente anunció un Plan de Pacificación Nacional 2014 para “pacificar y desarmar” a grupos criminales. Pero dio pocos detalles de cómo se diferenciaría este plan de otros intentos fallidos para controlar la delincuencia.

El escritor venezolano y columnista del diario El Nacional, Alberto Barrera Tyszka, denunció este estado de negación en un mensaje de Twitter el martes: “La tristeza es sabotaje, La indignación es terrorismo. Ahora también quieren auto censurar el dolor” . Rayma , caricaturista de la página editorial del periódico El Universal, capturó la indignación sin palabras, en un dibujo el miércoles que representa la bandera de Venezuela con seis impactos de bala sangrantes a través de ella (los agresores al parecer dispararon seis tiros en el vehículo de la familia Spear) .

El problema más grande para Maduro y sus aliados es cómo explicar el fallido desempeño en seguridad pública del gobierno después de 14 años en el poder . El gobierno dejó de publicar los datos sobre delitos hace 10 años, y es fácil ver por qué. La tasa de homicidios en Venezuela se ha cuadruplicado en los últimos 15 años, con 79 homicidios por cada 100.000 personas el año pasado , según estimaciones de Observatorio Venezolano de la Violencia , una institución no gubernamental que trata de juntar los datos sobre criminalidad.

Estos números hacen que el país dirigido por los socialistas sea la tercera nación más peligrosa del mundo, después de El Salvador y Honduras . En comparación, la tasa de homicidios de 2012 en los EE.UU. , bastión mundial del capitalismo, se situó en el 4,7 homicidios por cada 100.000 . Y eso fue considerado alto entre los países ricos.

El conteo de la muerte de Venezuela  se ha acercado a la de Irak (con una población comparable), pero donde se desarrollaba una guerra. Desde 2003 hasta el 2011, los homicidios en Venezuela fueron 124.000 , es decir,  el 76 por ciento del número de muertos en Irak durante el mismo período. Esa es una cifra alarmantemente alta para una nación en tiempos de paz .

Boris Muñoz, periodista venezolano, se expresó sin tapujos en un artículo de opinión el miércoles en Prodavinci bajo el titular “El País del sálvese quien pueda”. Sobre el asesinato de Spear, dijo, es “un síntoma alarmante del proyecto nacional fallido de Venezuela“.  El diario El Nacional fue más dramático en su editorial del miércoles : El chavismo, el movimiento inspirado por el fallecido ex presidente Hugo Chávez, “como ideología y praxis, son el padre y el hijo de la muerte“.

El miércoles por la tarde artistas hartos de la falta de acción del gobierno frente a la creciente delincuencia se reunieron frente a la Asamblea Nacional de Venezuela en protesta por la muerte de Spear. Una pancarta en la protesta decía: “Una cara famosa , miles de víctimas anónimas“.

Partidarios chavistas han tenido dificultades para defender el gobierno en esas circunstancias. Neil Arenas, educador y auto definido como chavista, escribió el argumento más persuasivo en un mensaje de Twitter: “Me siento triste por Mónica Spear, pero paren de politizar lo que pasó. Como ella, muchos mueren en manos de delincuentes y nadie hace tanto escándalo” cuando las personas menos famosas son asesinados – una línea- que, en un extraño giro , se hace eco de los manifestantes.

Las razones de altos niveles de delincuencia son difíciles de explicar para los chavistas quienes profesan el enfoque en el alivio de la pobreza y la inclusión social. Aunque los programas sociales redistributivas han estado en vigor durante más de una década , la delincuencia ha empeorado. Parte del problema es que ponerse rudo contra la delincuencia va en contra de la narrativa política chavista .

Para los chavistas, tomar medidas enérgicas contra los delincuentes, muchos de ellos pobres, es visto como una política de derechas en conflicto con la justicia social. Esto ayuda a explicar por qué muchos programas de seguridad del gobierno se han basado en medidas poco entusiastas e inconsistentes , como los despliegues de corta vida de soldados en las zonas de criminalidad. Esto lleva a los delincuentes a esconderse durante unos días o semanas , pero rara vez conduce a su captura y enjuiciamiento.

La lucha contra el crimen también exigiría abordar a grupos armados pro – chavistas que operan en los barrios marginales para intimidar a líderes de la oposición y sus partidarios. Pero ésto podría poner en riesgo la base política de Maduro.

La desinstitucionalización y la falta de rendición de cuentas también hacen que sea difícil de combatir la delincuencia . Bajo Chávez, la presidencia se convirtió en todopoderosa con influencia sobre la Asamblea Nacional, los tribunales, el Tribunal Supremo y la Contraloría General, para nombrar unos pocos . La meritocracia fue subvertida con la contratación de funcionarios públicos y denunciada por promover el elitismo, mientras que el éxito financiero fue estigmatizado de una manera que alimentó el resentimiento de clase.

Chávez y sus herederos han fomentado una sociedad peligrosamente permisiva, donde se descuidan o ignoran reglas en la búsqueda del poder político. El debate sobre la política de seguridad del gobierno después de la muerte de Spear puede ser “la política de siempre”. Pero tolerar alta tasa de criminalidad de Venezuela es también una opción política.

 

Raúl Gallegos es el corresponsal de América Latina para el blog Visión Mundial de Bloomberg.  Traducción libre por lapatilla.com