¿Por qué atraen los casados?

No son casos excepcionales. A muchas les pasó. Lo vimos, advertimos que tenía un anillo pero igual nos interesó. O, al menos, no lo esquivamos. Y ni bien surgió la oportunidad iniciamos una relación, aún sabiendo que el señor en cuestión tenía esposa. ¿Qué nos lleva a sostener y elegir este tipo de relaciones? ¿Nos gusta sufrir o simplemente no estamos listas para un compromiso serio? Las preguntas son muchas; las respuestas, también. Con ironía, la psicóloga y sexóloga Adriana Arias invita a la reflexión. Entre Mujeres

– Porque hacen y tienen lo que quisieramos para nosotras: una esposa, una casa, un trabajo, una familia.

– Porque nos encanta pensarnos destruyendo esa estructura para repetirla ipso facto pero con nosotras.

– Porque estamos convencidas de que lo único que le pasa al casado es que se equivocó de señora.

– Porque no hay nada más atractivo que descasar a un casado y hacerlo nuestro.

– Porque es un trámite más rápido en nuestro objetivo “varón candidato a marido”.

– Porque un tipo que fue marido y padre durante tanto tiempo debe ser un buen tipo.

– Porque queremos que finalmente sea feliz y no sufra más soportando a esa bruja.

– Porque tiene todas las condiciones y recursos y no los disfruta.