Maracuchos aun esperan para casarse

Foto: Cortesía richardfotografo

La vida civil de los marabinos se encuentra paralizada. Desde finales del año pasado en los 18 registros parroquiales de la ciudad no se están emitiendo las cartas de residencias, soltería, viudez, cartas de no poseer vivienda, fe de vida, constancias de buena conducta, entre otros son documentos que dejan constancia de los hechos o actos relacionados al estado civil de cualquier persona en el municipio. Publica Panorama

Además de eso, en Maracaibo tampoco se están haciendo matrimonios y presentaciones de niños.

En el caso de los primeros trámites, a través de un oficio emitido vía correo por el ente rector, el Consejo Nacional Electoral (CNE), se les notificó a los registradores que hasta nuevo aviso no podían emitir esta clase de documentos. Desde ese momento, la obtención se ha vuelto un “calvario” como los usuarios describen.

“Yo estoy buscando una carta de residencia para concretar unos trámites concernientes a un crédito de un banco y no he podido finiquitar nada, porque me la exigen. No es posible”, dijo Laura Nieves, residente de la parroquia Luis Hurtado Higuera.

Los marabinos exigen activar la emisión de este tipo de documentación en las distintas jefaturas, pues en el resto de los municipios, como San Francisco, tampoco se están entregando.

Gladys Cedeño, una muchacha residente de El Manzanillo, explicó que ella requiere la carta de residencia para completar los requisitos necesarios para irse a estudiar en el exterior. “Me voy a Colombia hacer una especialización y tengo mis trámite parados porque no están otorgándolas”.

La abogada María Dávila explicó que en el quehacer cotidiano de cualquier persona, tanto en sus diligencias, sociales, laborales, como profesionales, bien sea en el campo civil o comercial necesitan estos documentos que dan prueba de sus acciones efectuadas.

Danilo Rodríguez, residente de la parroquia Marcial Hernández en el municipio sureño, explicó que él optó por pedir la constancia de residencia al consejo comunal del sector donde reside; sin embargo, cuando la fue entregar no se la aceptaron.

Así le pasó a Luisa Marcano, en la parroquia Ildefonso Vásquez, quien obtuvo su certificación de residencia por el consejo comunal, pero se la regresaron “porque me exigieron la que dan en el Registro Civil. Entonces para qué existe la ley, porque estas organizaciones también están certificadas para darla”.

En cuanto a la posible fecha de la llegada de los distintos libros a los registros tampoco se tiene certeza. El CNE solamente notificó que la primera semana de febrero. Mientras tanto en Maracaibo no se están celebrando matrimonios, presentaciones de niños, y las actas de defunciones se realizan por medio de un plan de contingencia que se desarrolla solamente en la parroquia Santa Lucía.

La registradora de ‘Manuel Dagnino’, Yasmirian Perozo, señaló que ellos habían recibido cartel para matrimonios y no tuvieron otra opción que llamar telefónicamente a las parejas para notificarles el problema con los tomos. “Aquí ha llegado gente llorando porque tienen apartada ya las fechas de su boda eclesiástica y como solución han ido a San Francisco, porque allá el proceso por ser digital no está paralizado, pero no han podido contraer nupcias, y han tenido que posponer todo”, contó.

Por su parte, la registradora de Cristo de Aranza, Marisela Hernández, explicó que ellos reciben mensualmente hasta 500 solicitudes de cartas de residencias y fe de vida, que son los que más buscan. “La gente debe entender que esto escapa de nuestras manos”.

Sin embargo, en el municipio San Francisco los registros están realizando todos los actos civiles, pues su proceso desde el 2006 está completamente computarizado. Dicho proceso debe iniciarse en la capital zuliana, donde las jefaturas civiles todavía utilizan los tomos rudimentarios para asentar la vida civil de sus ciudadanos. Además, es necesario comenzar la digitalización de los libros ya utilizados.