Asesinan a un joven músico para robarle su dinero

La corta carrera como cantante de José David Rodríguez, de 21 años, fue truncada en horas de la noche del domingo, cuando varios sujetos lo asesinaron de un disparo en el cuello, presuntamente para robarle el dinero que había cobrado luego de un toque con su grupo. El hecho se registró en una zona enmontada del sector El Samide, al lado del colegio San Marcos de León, en la parroquia Antonio Borjas Romero, al oeste de Maracaibo.

Panorama

Un tío de la víctima, quien prefirió no identificarse, aseguró que a su sobrino lo robaron. “José David salió anoche a cobrar un dinero que le debían por un toque realizado la semana pasada en el sector La Musical, cerca de la zona donde lo hallaron muerto. Unos delincuentes lo atracaron, se lo llevaron para El Samide y lo asesinaron”, dijo.

Vecinos de la zona informaron que cerca de las 11:00 pm del domingo escucharon una discusión y luego un disparo, pero que nadie se atrevió a salir porque el sector es cuna de delincuentes y carros robados.

Por su parte, efectivos del Cuerpo de Policía Bolivariana del estado Zulia (Cpbez) manifestaron que ayer, a las 7:30 am, recibieron una llamada por habitantes de la comunidad con la novedad. Mencionaron que son frecuentes las irregularidades en el sector.

Otra versión sobre el posible móvil del crimen del joven cantante la ofreció su papá, Moisés Rodríguez, quien explicó que José David cantaba en una agrupación llamada Raizer, y por su posición dentro del grupo musical, muchas mujeres intentarían estar con él. “Hace dos semanas llegamos de Maracay y en el camino le estaba hablando sobre el peligro de estar enredado con esas mujeres que se ven bien arregladitas, porque generalmente están empatadas con gente mala”, dijo.

“Anoche estuvo con nosotros en casa de mi mamá, compartiendo en un cumpleaños que estábamos celebrando. De pronto salió solo sin decir nada, esa fue la última vez que lo vimos”, indicó el progenitor.

Contó que ya había pedido a José David que se quedara trabajando en Maracay en el negocio de unos familiares. “Él ya había aceptado irse, pero antes tenía que hablar con mi mamá y resolver unos asuntos que tenía pendiente, estaba convencido de irse, yo le hablaba mucho del peligro que había en la calle y más en la profesión que llevaba”.

“Cómo me van a matar así a mi hijo, no hay justificación, siempre fue un muchacho alegre, extrovertido”, éxclamó, aún consternado por la lamentable noticia que recibió, mientras trabajaba.

El cadáver fue levantado y llevado a la medicatura forense de LUZ por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalística, quienes iniciarán las investigaciones para determinar el móvil del asesinato y dar con el paradero de los victimarios.

Más información en Panorama