Caída de las reservas internacionales comprometen asignación de dólares

Archivo

Los días pasan, y los venezolanos continúan esperando la asignación de dólares para compras en el extranjero a través de operaciones electrónicas, por parte del único proveedor que, por ley, existe en el país: el Estado venezolano, publica El Impulso.

Mientras tanto, ciudadanía y especialistas en la materia, intentan conocer el por qué en el retraso de dicha asignación que, en años pasados, se efectuaba el primer día de enero. Johnny Zafra, economista especializado en temas macroeconómicos, dio sus impresiones del caso: “La situación se produce por la caída de las reservas internacionales con las que cuenta el país”, reseñó.

El economista explicó que, para el 31 de diciembre del 2012, las reservas internacionales venezolanas rondaban los 26.157 millones de dólares; sin embargo, para la misma fecha del 2013, la cantidad de dólares represados por concepto de reservas internacionales, habría llegado a la cifra de 21.485 millones, una reducción de poco más de 5.000 millones de la moneda extranjera, destinados a pagos de importaciones y deuda externa, adquirida en su mayoría a la República Popular de China. Esta, según explica el especialista, es la causa principal que toma en consideración el Ejecutivo nacional para pensar en una reforma en la asignación de dólares, lo que ha generado el retraso mencionado, “si las reservas han bajado, es obvio pensar que los niveles de asignación cambien”.

Para Zafra, las opciones que se debaten en el seno del Gobierno nacional respecto a la asignación, pasan por la reducción en la cantidad de dinero que se otorga para gastos en el exterior, si mantienen la tasa de 6,3 bolívares por cada dólar. O, de mantenerse la cantidad de dólares asignados, pudiesen variar la tasa de bolívares por cada dólar comprado. Además, considera el entrevistado, que el órgano que asigne las divisas (antiguo Cadivi) exigirá nuevos requisitos que obligará al usuario a una mayor cantidad de trámites, todo con la finalidad de evitar la mayor cantidad de asignación posible y la fuga de dólares al extranjero.

Sobre las causas en la baja de las reservas internacionales, Zafra indicó que muchas de las deudas adquiridas en años pasados por el Estado, empiezan a vencerse, lo que obliga a pagarlas. De igual forma, para seguir con el consumo, el Gobierno nacional podría pedir nuevos préstamos internacionales, sin embargo, para ello sería necesario un plan de ajuste macroeconómico, que dé seguridad a los prestamistas internacionales, plan que no se ha realizado, y muestra de ello es la continuidad en la tasa cambiaria a 6,3 Bs. Para finalizar, el especialista estipula que no será hasta el mes entrante cuando se solvente el retraso en la asignación de divisas, una vez sean fijado los términos de los requisitos.