Fiestas dentro de las cárceles son negociadas con los “pranes”

 

Mientras no haya hechos de violencia o víctimas, todo forma parte de la rutina penitenciaria. Las fiestas en las cárceles venezolanas se realizan casi semanalmente, y son incluso “temáticas” bajo la anuencia de las autoridades del Ministerio de Servicios Penitenciarios y la Guardia Nacional, publica El Universal.

THÁBATA MOLINA |  EL UNIVERSAL

Fue una de estas celebraciones, el fin de semana pasado, la que provocó la muerte de Kenlin Alexandra Durán Contreras, de 18 años de edad, quien falleció supuestamente a consecuencia de una intoxicación por alcohol y sustancias estupefacientes que ingirió en la discoteca “Tokio” de la cárcel de Tocorón, en Aragua.

Minitecas en el patio

Fuentes del Ministerio de Servicios Penitenciarios, que piden se resguarde su identidad, señalaron que la orden es mantener la paz dentro de las cárceles. “Los directores tienen que negociar con los pranes para que mantengan el orden en cada penal, a cambio de todos los privilegios que ellos piden. Se negocia la entrada de las minitecas, la organización de eventos y la duración de estas fiestas, que por lo general es todo el fin de semana”, expresó el funcionario.

En la actualidad discotecas como tales sólo las hay en la cárcel de Tocorón, la Penitenciaría General de Venezuela, en Guárico, y el penal de San Antonio, en Nueva Esparta.

Sin embargo, en Tocuyito, Yare y Rodeo I son habituales las fiestas “temáticas” que se prolongan todo el fin de semana. Las llaman así porque los reclusos ponen ciertas condiciones a los reos, sus mujeres y las trabajadoras sexuales que contratan para que puedan asistir.

Lea el reportaje completo en El Universal