Lago de Valencia se comió varias parcelas (Foto)

Foto Notitarde

Parcelas completas se “comió” el lago de Valencia con su crecida indetenible de los últimos diez años. Muchos son los productores agrícolas que se han visto afectados por esta problemática que los ha dejado casi en la ruina, publica Notitarde.

Tierras que eran ricas en nutrientes y de las que llegaron a salir las mejores naranjas, limones y aguacates, entre otros frutos, desaparecieron por completo luego de que este cuerpo de agua, como muchos dicen, “tomara el terreno que desde un principio le perteneció”.

Alexis Pérez, propietario del fundo “El Olivo” de La Tiamita, contó que el lago “le comió” 25 hectáreas de tierra de las 30 que tenía cuando la propiedad fue adquirida hace ya más de 50 años, pérdida que nunca le fue indemnizada por el Gobierno Nacional como se dijo en algún momento que se haría.

En una visita realizada a su plantación relató que la problemática los invadió a él y a los productores cercanos, hace ya más de 10 años cuando comenzaron a ver cómo “la laguna crecía”.

“Los últimos 10 años la laguna tuvo un crecimiento acelera- do y cuando comenzamos a perder terreno el Gobierno vino y dijo que nos pagaría, pero hoy en día no hemos recibido ni un medio”, manifestó.

Yno es ésta la única parcela que le arrebató el lago de Valencia. En Samán Mocho, municipio Los Guayos, donde también tenían tierras, hoy en día lo que queda es el recuerdo, ya que en ese espacio solo hay agua. En ese sector también se cultivaban naranjas, limones y aguacates.

Pérez cuenta que la crecida indetenible de este cuerpo de agua trajo momentos difíciles para la familia, que se vio obligada a buscar otro trabajo para poder subsistir.

En medio de todo lo que la naturaleza le arrebató a la familia Pérez, aún en el fundo “El Olivo” se cultivan naranjas y otros frutos, en las cinco hectáreas que les quedan y que se mantuvieron este 2013 gracias a que el nivel del lago no creció tanto como en años anteriores, tal vez porque la temporada de invierno de este año no fue tan fuerte como en otras épocas.

Productores también perdieron tierras en Guaica

Una historia similar puede contar el señor Bernardo Suárez, productor agrícola del municipio que tiene su parcela en Guaica, o en lo que queda de esa zona.

En sus tierras, las pocas que le quedan, se cultivan también naranjas, limones y aguacates. Las plantas las tiene en las cuatro hectáreas que el lago de Valencia le dejó, puesto que las otras 10 se “las comió” en los últimos 10 años que han transcurrido.

Con una voz que denota molestia, Suárez recuerda lo difícil que fue mantenerse en pie cuando sus tierras comenzaron a desaparecer.

Dedicarse a otras actividades comerciales y reducir gastos fueron algunos de los sacrificios que le tocó hacer para poder seguir adelante, y aunque no fue fácil, lo logró. No obstante, no deja de admitir que ahora vive en un “sálvese quien pueda”, puesto que tanto él como los productores cercanos están a merced del nivel del lago de Valencia.