Maria Corina Machado: Rebeldía

El Sr. Maduro anuncia un “Plan de Pacificación”. ¿Pacificar a las bandas criminales que apertrechadas con armas de guerra someten a comunidades enteras? ¿A los pranes que dirigen las mafias del crimen desde las cárceles? ¿A los guerrilleros que asesinan venezolanos en la frontera? ¿O es que la “pacificación” tiene en la mira a los trabajadores que el año pasado hicieron más de 3 mil protestas, a los estudiantes que reclaman en Mérida por el asesinato de su compañero, a las amas de casa cuya indignación crece con cada palmo de cola, a los periodistas que sí hacen su trabajo, -hoy, ejercicio heroico-, o a los políticos que no reconocemos la legitimidad de un régimen que ha violado la soberanía popular y ultrajado la soberanía nacional?
Ante la “pacificación” que pretende el régimen se requiere una firme respuesta ciudadana: rebeldía. Frente a la destrucción de la democracia y la demolición de la República en marcha, los venezolanos de nuestra generación tenemos que tomar una decisión personal e impostergable: no podemos ignorar la pretensión de este régimen mafioso y usurpador, debemos enfrentarlo con determinación hasta vencer. Estas son las decisiones que marcan la vida de los individuos y las sociedades de manera indeleble.
Al decidir enfrentar al régimen, lo siguiente es definir cuándo y cómo. Una opción es esperar a que las tensiones del pacto de mafias exploten y que el desastre económico socave aun más sus bases, abriendo el camino a las contiendas electorales de 2015 y 2019. La anunciada creación del “Poder Electoral Comunal” y la represión en ascenso, anticipan un mal desenlace. En este régimen, el tiempo opera en contra de la resistencia. La ruta a la democracia exige emprender de inmediato la movilización de la gente para el cambio del régimen político lo antes posible. La protesta es el primer paso; transformar la indignación en acción organizada con un objetivo político. En democracia, el reclamo para un cambio de régimen es un derecho; en dictadura, este derecho se transforma en deber. En cuanto al cómo, nuestra Constitución contempla mecanismos para realizarlo.
Yo confío en nuestra fuerza hoy; hemos respondido admirablemente en 15 años de lucha. Nuestras convicciones y determinación están demostradas. La salida está en nuestras manos y depende sólo de nosotros, los ciudadanos.
@mariacorinaYA