Exámenes de control del VIH cuestan un realero

Los dolores de parto le dieron dos meses antes de la fecha. Los exámenes de rutina previos a la cesárea arrojaron un resultado inesperado. Amanda -nombre ficticio- salió positiva para el Virus de Inmunodeficiencia Humana. Aplazaron la operación para que tanto ella como el bebé recibieran tratamiento, que se extendió un mes después que diera a luz. A casi tres años del diagnóstico, al niño se le hace un chequeo anual aún cuando resultó negativo para el VIH; y la madre, oriunda de Valera, estado Trujillo, viaja al menos cada seis meses a Maracaibo para hacerse las pruebas de control y seguimiento de la enfermedad. laverdad.com / Yanreyli Piña Viloria

En cada viaje puede gastar hasta dos mil bolívares. Debe salir de madrugada “para que le rinda el día”; cuando el carrito no se llena le toca pagar hasta tres puestos, a 200 bolívares cada uno. Además de las comidas y los taxis desde el terminal de pasajeros hasta el Hospital General del Sur (HGS) y de regreso, el presupuesto se incrementa si le toca dormir en la ciudad.

Y es que en el HGS se encuentra el único laboratorio del Occidente del país que hace las pruebas de carga viral y subpoblación linfocitaria, necesarios para evaluar la aceptación del paciente al tratamiento antirretroviral o determinar la necesidad de un nuevo esquema de fármacos. El control debe ser dos veces al año. Sin aire acondicionado y en condiciones poco aptas para las personas inmunodeprimidas, atienden a los provenientes de Lara, Trujillo y Falcón. Solo del Zulia se cuentan más de 10 mil enfermos que requieren estos exámenes.

Amanda no se hace el chequeo desde hace más de nueve meses ante la escasez de reactivos que se hizo constante el año pasado. El viaje que hizo en agosto fue en vano. Regresó a finales de diciembre y solo se pudo hacer el de carga viral. Debe volver por el otro, sin nadie que le reconozca las faltas en el trabajo y los gastos de cada traslado. De hacerse las pruebas en el sector privado gastaría más de tres mil bolívares.

“Esta situación es grave, esos exámenes son importantes para nuestra salud. Hay pacientes que ya no les hace efecto el medicamento y para cambiarlo necesitan los resultados de las pruebas. No todos podemos pagar para hacerlos aparte”.

Para leer la nota completa pulse Aquí